• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Venezuela comparte sus culpas por la eliminación

Luis Sojo, manager de Magallanes y de la selección Vinotinto / AP

Venezuela llegó a semifinales en la edición del Clásico en 2009 / AP

El combinado nacional apenas bateó .200 en las dos derrotas que lo sacaron del torneo de naciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Fue una derrota devastadora”, soltó Miguel Montero en la entrada del dugout de Venezuela, una hora antes de enfrentar a España, en un partido de trámite, luego que la selección quedara eliminada en primera ronda del Clásico Mundial de Beisbol. Algo impensable hace cuatro días.
“Todos jugamos mal. No tenemos excusas. Simplemente nos ganaron. Ahora queda agarrar el avión e irme para Arizona a seguir los entrenamientos de primavera. No queríamos irnos. Pero tenemos que hacerlo”, se lamentó el receptor.
La Vinotinto apenas ligó .200 de promedio (65-13) en las dos derrotas, contra República Dominicana y Puerto Rico, sólo por encima de Australia (.198) y Taiwán (.146), antes de la jornada de ayer. El lineup dejó a 15 hombres atascados en las almohadillas y sólo anotó 6 veces.
“En el banco sentías desesperación. Sin poder ayudar, sin poder hacer nada”, dijo Montero que no abrió contra los boricuas. “Los nervios son más fuertes en el banco que en el terreno. De verdad fue muy fuerte esa derrota. He fracasado muchas veces como pelotero, pero la derrota de ayer (sábado) es una de las peores”.
El manager Luis Sojo, uno de los pocos estrategas que ha dirigido en las tres ediciones del evento, no pudo ocultar su decepción.
“En un torneo tan corto tienes que atacar temprano y no lo hicimos. Buscamos ese ajuste en el plato. No entiendo qué pasó con una toletería tan fuerte. Pero tenemos que pensar que son seres humanos”.
Miguel Cabrera, Pablo Sandoval y Carlos González se combinaron para golpear de 24-4 (.167), con dos dobles y tres remolcadas.
Las estadísticas son lo suficientemente gráficas para explicar lo ocurrido. Aunque los aficionados apuntaron sus dedos a Sojo y lo sentenciaron como culpable.
“No cambiaría ninguna de mis decisiones porque las tomé pensando que eran las correctas para el equipo. Tampoco hubo muchas que tomar. Estás ahí para hacer los movimientos acertados. No para cometer errores o dudar al momento de elaborar el lineup o escoger al pitcher que vas a poner. Siempre esperas que todo salga bien”.
“No estoy de acuerdo con eso de que el manager perdió. Nosotros fuimos los que jugamos”, enfatizó Salvador Pérez, uno de los debutantes en el combinado nacional.

Cabrera respaldó las palabras de Pérez. “La responsabilidad la llevas en el pecho y las críticas que llueven por no hacer el trabajo, duelen. Se trata del país donde naciste”, dijo el Triple Coronado y Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2012. “Queríamos tirar un hit en cada turno y es muy difícil. Esa presión influyó. Cada vez que nos parábamos en el plato queríamos hacer algo especial. No hicimos swing a los pitcheos correctos. Pasó muy rápido son dos juegos solamente. Los premios que te ganas, los títulos de bateo los obtienes en una campaña completa, con un equipo al que conoces, con el que compartes 162 encuentros”.
Sojo tenía previsto hablar con Edwin Zerpa, presidente de la Federación Venezolana de Beisbol, y el resto del comité organizador, sobre lo ocurrido. Pero aseguró que la renuncia era para cobardes, aunque señaló que en los miembros de su cuerpo técnico encontrarán al sucesor.
“De aquí saldrá. Denlo por seguro”, apuntó Omar Malavé, coach de tercera. “No se trata de señalar culpables. Cuando observas una alineación como esa te preguntas qué pasó. El beisbol te enseña que somos vulnerables en series cortas”.
Cabrera no descartó regresar en 2017, cuando el CMB vuelva a subir el telón y aseguró que la experiencia le servirá para mejorar.
“No esperábamos esta eliminación. Es difícil digerirlo. No jugamos buen beisbol. De lo contrario no estaríamos en esta situación. Es un desastre. Nos deja un gran vacío. Pero hay que levantar la cara. Aprender de esta derrota”.

El peor momento de su carrera. “Con el equipo que teníamos, personalmente quedé dolido. Es increíble. Le dije a Luis (Sojo) que la pelota es así y que tenemos que darle crédito a los otros equipos”, dijo Omar Infante.
“El Grupo C era difícil. Los aficionados piensan que uno no quiere la camiseta, pero deben entender que no vamos a ganar todos los juegos y que no todo saldrá perfecto. Esto es una enseñanza y la fanaticada debe bajar un poquito la presión. Sojo no juega. El pone las piezas. Los culpables somos nosotros”.
Martín Prado, uno de los peloteros que tenía más expectativas con el equipo, asumió con serenidad el fracaso,
“Un golpe difícil de asimilar. Todos los peloteros nos preparamos. No ocurrió como queríamos. Pero tenemos que aceptar los errores como personas y profesionales. A cualquiera de los cuatro equipos que estaba en el Grupo le pudo haber pasado”.

¿Cambios en el formato?
Wilson Álvarez, coach de pitcheo de la selección, fustigó el formato del CMB por el poco tiempo de preparación que tuvo el equipo, en especial los pitchers.
“Al menos necesitas 10 días antes para decidir quiénes están en mejor forma para lanzar. Usamos a gente sin saber si estaba preparada o no. Con apenas 40 envíos estaban cansados”, dijo el marabino.
Esa situación no es exclusiva para Venezuela, aplica para el resto de los participantes.
“El factor suerte influye, es cierto. Nosotros pusimos en el terreno de juego lo mejor que teníamos y Sojo actuó bien”, señaló, antes de revelar haber tomado pastillas para dormir después de la derrota contra Puerto Rico. “Fue duro”.
“También hay que lidiar con las restricciones y los planes de los equipos”.
El ex lanzador acusó a Detroit de imponerle que usara contra República Dominicana a Aníbal Sánchez y no contra los boricuas, como tenía previsto.