• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Los Suárez se reencuentran en el Juego de La Chinita

César Suárez fue una de las figuras ofensivas / AVS Photo Report

César Suárez / AVS Photo Report

César Suárez padre vio acción en seis ocasiones en un encuentro en honor a la patrona de los occidentales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los Suárez repetirán hoy la misma escena del año pasado. Uno estará en el terreno y otro en las tribunas del estadio Luis Aparicio, en Maracaibo, la tierra natal de padre e hijo. Para ambos es un día especial, como la mayoría de los marabinos en honor a la Virgen de La Chinita.

“Jugar un Día de La Chinita es como cuando te llaman a grandes ligas, es muy emocionante”, relató César Suárez padre, quien vio acción por siete campañas con las Águilas del Zulia y alineó en seis ocasiones un 18 de Noviembre.

A Suárez padre, hoy le tocará observar a César jr., jardinero de los Tiburones de La Guaira, elenco que visita a los rapaces.

“Para mí es un juego normal, como los otros, sólo que a uno le gusta porque es la emoción de la tradición. Todo sueño de un maracucho es jugar el Día de La Chinita, pero jugarlo y pegar un jonrón debe ser una gran cosa”, rememora entre risas el guardabosque de los salados.

Suárez jr. hizo referencia al encuentro del 18 de noviembre de la pasada campaña, donde igualmente se midieron los del Litoral Central con los zulianos; en aquella ocasión, el careta Salvador Pérez disparó par de vuelacercas por los visitantes. “cuando vi a Salvador dar el primero, me dije ‘quisiera dar un  jonrón’ y gracias a Dios así fue”, relató.

Según datos del recopilador estadístico Pedro Marrero, los Suarez y Luis Aparicio padre y jr. son las únicas parejas de padre e hijo zulianos que han visto acción en juegos en honor a la patrona de la tierra del sol amada.

Relación

Suárez jr., de 30 años de edad y quien está en su zafra número 11 en la LVBP (octava con los Tiburones), está orgulloso del apoyo que le ha dado su progenitor. Es consiente de que no celebra como suelen hacerlos otros padres con sus peloteros.

“Él no se emociona mucho, hay padres que son más fanáticos, él entiende esto, él sabe que uno va a fallar, ya él tiene 15 años como scout. Ya estamos acostumbrados a esto, pero igual se tiene que emocionar”, esboza.

Suárez padre, quien defendió la franela rapaz entre la zafra 1979-1980 y 1986-1987, se expresa en la misma sintonía. “Como uno jugó, uno agarra esas celebraciones más suave, yo le ligó a mi hijo todo el año”.

“Los Juegos de La Chinita antes eran más emocionantes. Tuve la suerte que mi familia era pequeña y no tenía que pedir muchas entradas. Sólo mi mamá y mis dos hermanas, que igual no les gustaba esto. En cambio con César, sí viene un gentío a verlo”, agregó el Novato del Año de la campaña 1979-1980, hoy con 54 años de edad.








eespinoza@el-nacional.com