• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Mario Lissón: “Nunca jugué Súper Mario Bros”

Lissón está convencido de que tendrá que “dar palos” en el spring training para quedarse en las mayores |  FOTO HENRY DELGADO

Lissón está convencido de que tendrá que “dar palos” en el spring training para quedarse en las mayores | FOTO HENRY DELGADO

Es el líder ofensivo del Magallanes y acaba de conseguir una oportunidad en busca del único sueño de su vida deportiva: las grandes ligas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mario Lissón siempre tuvo fuerza, pero nunca dio tantos jonrones. Lógico. Dice que ha aprendido a explotar sus habilidades y sacarles provecho. Está en la cima del mundo.

Todavía sueña con las grandes ligas. Todavía acepta gustoso cada entrevista. Todavía sonríe como un niño feliz.

—Siempre tuvo swing largo. ¿Soñaba con el día en que sacaría tantas pelotas?
—Nunca. De hecho, se debe a muchos ajustes que he realizado. Ahorita el swing está más corto, no es tan largo como antes, y es más consistente. Ya no tengo tantos problemas con el timing ni con el reconocimiento de pitcheos. Esa ha sido la clave, aparte de la cantidad de turnos. Lo máximo, antes, fue 160. Este año he jugado desde la temporada regular, todos los días. Cuando estás seguro de que va a ser así, estás más relajado. No tienes que preocuparte por batear hoy para jugar mañana.

—El público siempre le quiso. Ahora se disfraza de Mario Bros. ¿No le toman el pelo en la familia, ahora que es un aplaudido jonronero?
—Un amigo siempre me está vacilando. Me siento muy contento. Hay cosas que personalmente no imagino ni sueño. Mi único sueño es llegar a las grandes ligas y nada más. Cuando veo este tipo de cosas, las recibo con agradecimiento.

—No muchos logran volver al beisbol organizado. ¿Qué chance tiene de quedarse?
—Lo principal es mantenerme bateando como estoy bateando ahorita. Si hago allá lo que estoy haciendo aquí, tendré más oportunidad. Sé que San Francisco las da, que muchos venezolanos han conseguido ese chance allá. Así que sólo quiero llegar y mantenerme saludable.

—¿En qué es un mejor pelotero hoy?
—Soy mejor mentalmente. Son poquitos los huecos que tengo. Ahora siento mucha confianza. Sé reconocer cuando estoy haciendo algo malo en el plato y siento que tengo la capacidad para hacer el ajuste de inmediato, sin esperar dos o tres días para hacerlo. De resto, sigo disfrutando el beisbol. No lo veo como si fuera mi trabajo. Salgo a jugar fuerte, a disfrutar todos los días. Creo que eso también ha sido clave.

—¿Qué plan tiene para el spring training?
—Tengo que salir a dar palos. No hay otra manera. Tengo otra oportunidad de volver y no la puedo desaprovechar.

—¿Echa de menos cuando jugaba en el short?
—Sí, es lo que más disfruto al jugar. Desde chiquito siempre he sido campocorto, pero obviamente ya no tengo la capacidad de un Eduardo Escobar, un Ronny Cedeño, un Alcides Escobar. Todavía en las prácticas me paro un rato en el short, tomo rodaditos y echo broma. Pero ahorita juego donde sea. Tengo cuatro guantes. El de práctica, el de primera base, el de tercera y el de outfield.

—¿Ya colecciona figuritas de Súper Mario?
—En todas partes aparecían fanáticos con el número 18 o disfrazados de Mario Bros. Yo nunca jugué Mario Bros, ni siquiera siendo pequeño. Pero estoy muy agradecido. Mi hermano mayor los colecciona. Y mi hermano menor es diseñador gráfico y se la pasa inventando, poniendo mi cara en el muñeco. Dios me está poniendo estas cosas en el camino y tengo que disfrutarlas, pero manteniéndome humilde, sin dejar que estas cosas cambien quien soy.

—¿Qué hizo cambiar su defensa en los playoffs?
—La concentración. En la temporada regular no tenía la concentración necesaria cuando salía a defender. Pienso que la misma adrenalina del round robin y la final te ayudan a estar más concentrado. Es lo que quiero ahora: trabajar en esa concentración. Lo estoy haciendo con Richard Paz. Pero siempre escucho a todo el mundo, hasta bateando. Escucho y voy agarrando lo que me sirva.

—Cuando llegue a viejo y sea abuelo, ¿cuál será el primer recuerdo de esta temporada que le contará a sus nietos?
—No me imagino ese tipo de cosas, todavía (ríe).

—¿No se imagina con nietos o no se imagina contándoles sus recuerdos?
—Ninguna de las dos (ríe otra vez). Trato de no imaginar esas cosas. Sólo tengo un sueño: las grandes ligas. Ahora, si se materializa ese, ya vendrán nuevos sueños y nuevas cosas.