• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Lesión del Kid Rodríguez nutre la lista de lesiones insólitas

El Kid aún busca contrato para este 2014 en las grandes ligas | Foto Archivo / Ernesto Morgado

El Kid aún busca contrato para este 2014 en las grandes ligas | Foto Archivo / Ernesto Morgado

Desde la dolencia que sufrió Carlos Zambrano por navegar en internet hasta el jardinero que se quemó en una cama de bronceado, la historia médica de las grandes ligas muestra algunos casos jocosos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Francisco Rodríguez jamás olvidará que en cada primavera boreal los Cerveceros de Milwaukee toman parte de la Liga del Cactus.

La insólita lesión que el pitcher sufrió el miércoles, al pisar una planta espinosa mientras caminaba descalzo en su día libre, pasará a engrosar la lista de dolencias y problemas físicos inesperados en la expedición venezolana en las mayores.

 El Kid está en observación médica, debido al inconveniente.

 “Se clavó muchas espinas”, dijo el manager Ron Roenicke al Milwaukee Journal-Sentinel. “Ya le sacaron varias, pero le quedaban algunas dentro. No creo que vaya a afectarle durante un período importante, pero imagino que sigue adolorido”.

 Carlos Zambrano encabeza el recuento de venezolanos que han quedado incapacitados temporalmente debido a una lesión inesperada para su profesión.

 El Toro, hace una década, perdió varias aperturas con los Cachorros de Chicago, al serle ordenado reposo por sufrir el síndrome del túnel carpiano en la mano derecha, debido al excesivo uso del ratón de la computadora mientras navegaba en internet.

 Dioner Navarro quedó inactivo en 2009 con una profunda cortadura en una de sus manos, causada al perder el equilibrio mientras subía las escaleras del dugout visitante en el Yankee Stadium. Al apoyarse en uno de los escalones, se rasgó con un clavo que sobresalía de la madera.

 El propio Navarro estuvo sin jugar cerca de una semana, siempre con los Rays de Tampa Bay, cuando un par de años después fue víctima de una fuerte tortícolis por simplemente voltear hacia la izquierda, al salir de un ascensor.

 La primera dolencia rara en este spring training le ocurrió a Jake Peavy, lanzador de los Medias Rojas de Boston, quien se cortó profundamente el índice de la mano izquierda mientras manipulaba un cuchillo de pesca.

 
Abundan problemas así, algunos jocosos, en la historia de la gran carpa.

 En 2013, por ejemplo, Lance Berkman, entonces de los Rangers de Texas, se lesionó una rodilla mientras bajaba la escalinata para salir del avión que le acababa de transportar.

 Un poco antes, el pitcher Ian Kennedy no pudo hacer una de sus aperturas con los Diamantes de Arizona por cortarse un dedo mientras lavaba platos en su casa.

 Varios peloteros han perdido meses de juego al pisar mal mientras celebraban un jonrón propio o de algún compañero, como le pasó en 2011 al cubano Kendry Morales con los Ángeles de Los Ángeles o en 2012 al conocido Josh Kroeger en un encuentro de ligas menores.

 Ambos toleteros requirieron cirugía, reposo y rehabilitación durante un año.

 El relevista Joel Zumaya no pudo lanzar para los Tigres de Detroit en la Serie de Campeonato de 2006, al lastimarse la muñeca derecha mientras jugaba un videojuego. Al año siguiente, se lesionó el hombro severamente, al cargar un venado muerto en su casa, durante el receso invernal.

 Hay muchos casos más. David Cone debió saltarse un turno en la rotación de los Yanquis de Nueva York, hace dos décadas, debido a la mordida en el dedo anular de la mano izquierda que le aplicó el perro de su novia y el jardinero Marty Córdova debió quedar en reposo al sufrir graves quemaduras, originadas por permanecer excesivamente en una cama de bronceado.

 ¿Qué tal lo que le pasó a otros dos pitchers? Adam Eaton se apuñaló a sí mismo en el cuello, al intentar abrir un DVD con un cuchillo, y Oliver Pérez se fracturó al descargar su frustración con una patada contra una máquina lavadora en un clubhouse. Eaton terminó en una sala de emergencias.

 John Smoltz todavía niega que esta versión fuera cierta, pero su equipo, los Bravos de Atlanta, dijo en 1997, para justificar una quemadura que sufrió el serpentinero, que el percance ocurrió mientras Smoltz trataba de planchar una camisa que todavía llevaba puesta.

 

Casos como ese hacen que se vea normal la lesión del Kid Rodríguez. Especialmente si ocurrió en la Liga del Cactus.