• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Jesús Guzmán despeja su mente con un avión

El pelotero Jesús Guzmán | AP

El pelotero Jesús Guzmán | AP

El pelotero dice que no es un experto en la materia pero ha mejorado sus horas de vuelo con el aparato

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay peloteros que utilizan distintos métodos para relajarse antes de los encuentros. Unos se sumergen en la música y andan con sus audífonos por todo el clubhouse, en la previa de los encuentros. Otros leen y hablan con familiares para tratar de manejar las ansias. Pero Jesús Guzmán tiene otro método.

El grandeliga de los Leones del Caracas sale a los jardines unas tres horas antes de los enfrentamientos con un avión a control remoto. Pasa horas volando el artefacto en el Estadio Universitario ante la mirada de compañeros y rivales.

Alex González es de los que más bromea con Guzmán. Con un bate, trata de tumbar el aparato, pero su compañero siempre tiene la habilidad para esquivar la intentona.

Los niños que asisten al parque temprano, en su mayoría hijos de peloteros, se asombran de que uno de sus ídolos se deleite tanto con algo que para ellos es un juguete. En ese momento, Guzmán lo que hace es prepararse para otra jornada en la que tendrá que planear su bate para conectar curvas, sliders y rectas.

“Es mi pasatiempo”, confesó Guzmán, antes de una práctica de los Leones del Caracas en el coso de Los Chaguaramos.

Está tan entusiasmado que el jardinero mandó a pintar y a reparar, después de algunos golpes contra las paredes del estadio, antes de la pausa de Navidad. “Le compré sus estrenos para el 24 y 31”, bromeó Guzmán, al enseñar el aparato refaccionado.

“Esto me ayuda a quitarme los nervios. A relajar la mente y a no pensar en lo que va a ocurrir antes de los juegos. Aún estoy aprendiendo a manejarlo, es algo difícil pero voy poco a poco”, comentó el toletero derecho de los capitalinos.

“Aún no soy un experto”, advirtió. Pero si aprende a utilizar el avión como se instruyó empujando carreras seguro que será más que un especialista, pues el cumanés ostenta el récord de impulsadas en una temporada, con 67 en la campaña 2008-2009.

El avión seguirá con Guzmán y lo ayudará a manejar las ansias. Seguro será parte de su equipaje para Estados Unidos, el año que viene, donde tiene un gran reto: ganarse la titularidad con los Astros de Houston, equipo al que fue recientemente cambiado.

En esa ciudad abundan más los cohetes que los aviones. Pero Guzmán va poco a poco, paso por paso, primero los aeroplanos y que su bate se convierta en el cohete.