• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Eduardo Pérez: “Él ponía la bola donde yo colocaba la mascota”

Pérez mantuvo un vínculo inquebrantable con el nuevo inmortal | FOTO: Cortesía New York Times

Pérez mantuvo un vínculo inquebrantable con el nuevo inmortal | FOTO: Cortesía New York Times

El zuliano es el catcher que más le recibió al estelar lanzador en su brillante carrera en las mayores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el spring trainning de 1993, Eduardo Pérez era un receptor de 25 años de edad que buscaba un puesto en el equipo grande de los Bravos de Atlanta. Llegaba con la expectativa de hacer el grado y convertirse en un grandeliga, pero en esos entrenamientos ocurrió algo que nunca olvidaría.

Greg Maddux llegaba al equipo de Georgia, después de haber conseguido su primer Cy Young de la Liga Nacional con los Cachorros de Chicago en 1992. Ahí, en los campos de West Palm Beach, Florida, fue el primer encuentro entre Maddux y su mejor amigo de la receptoría.

Dos años más tarde, en la campaña de 1995, Pérez aceptó el papel de catcher particular de Maddux y en sus primeros 7 encuentros en la gran carpa le recibió al octavo lanzador con más victorias (355) en la historia de las mayores. Empezó un vínculo inquebrantable.

La efectividad de Maddux con Pérez como receptor fue alabada por toda la prensa estadounidense. “Teníamos mucha comunicación, eso era lo que él quería. Hablábamos mucho antes de los juegos y eso fue lo que nos mantuvo tan unidos”, contó Pérez por teléfono, desde su residencia en Estados Unidos.

El zuliano a la larga se convirtió en el receptor que más le recibió a Maddux en su excelsa carrera. 121 juegos de los 744 que lanzó el oriundo de Las Vegas, Nevada, fueron tomados por la mascota del cather venezolano.

“No creo que yo tenga mérito en eso, todo el mérito es de él. Estoy muy contento por su exaltación. Ya le envié un mensaje para felicitarlo, después hablaremos con calma”, confesó Pérez, que ahora funge como coach de bullpen de los Bravos.

Fueron 832.1 innings de comunicación. 599 ponches celebraron y 112 boletos lamentaron, para una efectividad de 2.52. “La gente me preguntaba si yo estaba presionado por ser el receptor de Maddux”, comenta Pérez. “La presión la tenía antes y después del juego. En los encuentros todo era calma, paciencia. Él ponía la bola donde yo colocaba la mascota. Era una persona inteligente. Estaba tranquilo cuando uno llamaba un buen juego”, explicó.

Pérez y Maddux también eran unidos fuera del terreno de juego. “No teníamos mucho tiempo para salir. Lo hacíamos de vez en cuando, porque en el estadio siempre estábamos juntos. Eso sí, él quería hablar de pelota hasta en la calle”, se ríe Pérez.

El exreceptor, que jugó 564 juegos en las mayores entre 1995 y 2005, destacó también a Henry Blanco, el segundo máscara que más le recibió a Maddux con 82 encuentros, para una efectividad de 3.48.

“Me siento contento por Henry, porque él siempre fue mi pupilo. Me pidió su ayuda cuando lo convirtieron en receptor. Carlos Hernández y yo lo ayudamos”, recordó. “Cuando Henry llegó a los Bravos (2002), sabía que Maddux lo iba a elegir como su receptor”.

Cuatro Cy Youngs y una efectividad de 2.15 entre 1992 y 1998, le permitieron a Maddux conseguir 555 votos de los 571 (97.2%) para entrar a Cooperstown. En ese sitial, en el de los inmortales, al lado del guante y los zapatos de Maddux, también deberían guardarle un espacio a la mascota de Pérez, su fiel compañero.


Glavine y Thomas también

Junto a Greg Maddux, ayer fueron exaltados también Tom Glavine y Frank Thomas como los nuevos elegidos para ingresar al Salón de la Fama del beisbol, mientras que Craig Biggio quedó fuera por un mínimo margen.

El trío será exaltado en Cooperstown el 27 de julio junto a los managers Bobby Cox, Joe Torre y Tony La Russa, seleccionados el mes pasado por el comité de veteranos.

Maddux y Glavine fueron compañeros de rotación con los Bravos de Atlanta, con Cox como su piloto. Ambos superaron la barrera de las 300 victorias de por vida.

Thomas ganó dos veces el premio al jugador más valioso y disparó 521 en su carrera de 19 temporadas, en la que estuvo 16 años con los Medias Blancas de Chicago.

Los tres nuevos miembros fueron considerados por primera vez en la papeleta de la Asociación de Cronistas de Norteamérica, de acuerdo a la información divulgada por la AP.