• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Carlos González entre gaitas y arepas

El tres veces ganador del Guante de Oro visitó a El Nacional, y confesó que aún no se acostumbra al frío de Denver

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Apenas Carlos González llegó a El Nacional los fanáticos se multiplicaron; salieron de las más recónditas esquinas. Su presencia hizo que la jornada laboral se paralizara por alrededor de una hora, dando autógrafos por doquier. Hasta personas con barajitas aparecieron repentinamente.

El tres veces ganador del Guante de Oro habló del mal momento de las Águilas del Zulia, la rehabilitación de su lesión y hasta de gustos musicales, mostrando humildad junto a su madre, la persona más importante de su vida.


- Las Águilas están en crisis, ¿qué cree que esté pasando?

-He seguido muchos los juegos de las Águilas del Zulia. Están pasando por un mal momento y tienen que buscar la manera de salir del hoyo. Lo importante es que se mantengan en la pelea. No siempre el que termina en el primer lugar en la ronda regular gana el campeonato. Tienen que seguir luchando.

- Hace unos días varios jugadores de las Águilas pelearon en el dugout. ¿Cómo afectan estas discusiones al equipo?

- Todos los hermanos se pelean. Lo más importante es buscar la solución. Ellos saben como jugar unidos y estoy seguro que van a salir de este mal momento. Todos saben que para ganar tiene que permanecer unidos. 

- ¿Tiene pensado visitar a sus compañeros de las Águilas?

- El calendario está un poco apretado, pero si tengo pensado visitar a las Águilas. Vamos a ver si encuentro tiempo para saludarlos.

- ¿Cuándo volverá a vestir la camiseta del Zulia?

- Siempre es un privilegio jugar en esta liga. Todos le debemos demasiado a la LVBP. Claro que está en los planes jugar aquí. Ojalá que un futuro cercano pueda volver a uniformarme con las Águilas.

- ¿Cómo va la rehabilitación de la lesión que sufrió en la mano derecha?

- Me siento bastante bien. Llevo tres meses sin batear y haciendo todas las cosas necesarias para regresar al terreno. Los médicos en Denver siempre me están chequeando. Estoy haciendo las terapias y descansando, eso es primordial. En unas pocas semanas voy a empezar a batear. Espero estar listo para los entrenamientos primaverales.

- ¿Cuán importante fue su tercer Guante de Oro?

- Fue muy importante porque sólo jugué sano la mitad de la temporada. Ganar un Guante de Oro siempre te llena de orgullo. Es grato saber que mucha gente aprecia tu talento. Estuve saludable como en 80 partidos, después no fui el mismo.

- Gerardo Parra, otro zuliano, también ganó el Guante de Oro. ¿Ha hablado con él?

- No he hablado con Gerardo, pero me siento muy contento porque ganamos el Guante de Oro en la misma temporada. Siempre hablábamos acerca de ganar el premio el mismo año. Cuando jugábamos juntos en las Águilas jamás imaginamos ganar el Guante de Oro a la vez. Fue especial.

- ¿Recuerda su primer día en las grandes ligas?

- El primer día en las grandes ligas fue muy especial porque estaba cumpliendo años mi mamá. Celebramos por partida doble. Fue un regalo para mí por todo el sacrificio que había hecho y pude darle una sonrisa a mi mamá. Jamás voy a olvidar ese día.

- ¿Cómo comenzó a jugar beisbol?

- Se lo debo a mi hermano mayor, quien me enseñó los primeros pasos. Él es siete años mayor que yo y empezó a jugar a los 12, una edad avanzada para empezar. En mi casa nadie jugaba beisbol. Ni a mi mamá, ni a mi papá le gustaba el beisbol; sólo estaban preocupados por darnos de comer. Cuando mi hermano empezó a jugar fue que comenzó a gustarme.

- ¿Para un zuliano es difícil acostumbrarse al frío de Colorado?

- Todavía no me acostumbro al frío. Estoy acostumbrado al calor de Maracaibo, pero fue lo que me tocó vivir y lo asumo. No creo que me vaya a acostumbrar nunca. Allá siempre hay que estar bien abrigado.

- ¿Qué música escucha?

- Me gustan mis gaitas, como buen ‘maracucho’. La salsa también me gusta.

- ¿Practica otro deporte aparte del beisbol?

- Me encanta el baloncesto. Siempre voy a los juegos de la NBA. Juego con limitaciones para no lesionarme.

- ¿Cuida su alimentación?

- Yo como de todo. Tengo buena genética. No me preocupo por lo que como.

- ¿En Colorado hay Harina Pan?

- Claro que hay Harina Pan. Si no hubiera me tendría que regresar a Venezuela (risas).

- ¿Es fanático de algún equipo de las grandes ligas?

- Cuando era niño era fanático de los Yanquis de Nueva York.  En los década de los noventa eran un excelente equipo. Siempre he seguido a los jugadores. Soy fanático número uno de Ken Griffey jr. y Bob Abreu.

- Siempre se le ha comparado con Abreu por la forma de batear y jugar. ¿Ha conversado con él recientemente?

- Hablé con él hace poco. Sigo admirando a Bob como jugador. Es una excelente persona. Le deseo lo mejor y ojala pueda volver a las grandes ligas. Espero que ese libro se siga escribiendo.

¿Cree que Alex Cabrera va a romper el récord de 20 jonrones en una temporada en la LVBP de Baudilio Díaz?

- No quiero empavar a Cabrera, pero creo que si puede batir el récord de Baudilio. Llegó muy rápido a 15. Otros se han quedado cortos porque no les daba el calendario. Los récords se hicieron para romperse.

- De niño le conectó un jonrón a Félix Hernández en pequeñas ligas, ¿cree qué pueda hacerlo en la actualidad?

A Félix Hernández le di un jonrón de pequeño, pero que creo que fue con un bate de aluminio, y ahora no creo que pueda hacerlo (risas).

- Hay rumores de cambio en Colorado, ¿le sorprendería ir a otra organización?

- Siempre van a existir los rumores. Siempre he estado en rumores de cambio. Cuando era joven me afectaba mucho, pero después que pasé a Oakland y luego a Colorado supe que este deporte es un negocio. Hoy estamos en un lugar y después no sabemos. Hay que estar preparados.

- ¿Qué pasó en el Clásico Mundial?

- Lo que pasó en el Clásico fue que no bateamos. No nos salieron las cosas bien. En dos juegos cualquiera se puede ir de 10-0. Jamás pensamos que Miguel Cabrera, Pablo Sandoval y yo no íbamos a batear. Hay que pasar la página y aprender de nuestros errores.

- ¿Qué le falta por lograr?

- Me faltan lograr muchas cosas. El máximo premio es ganar una Serie Mundial. Si tu equipo gana los éxitos personales llegan solos.