• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Caracas “periodiza” su semana para aguantar

Luis Jiménez, a la derecha, es uno de los juveniles que más minutos ha disputado con el Caracas esta campaña | AVS Photo Report

Luis Jiménez, es uno de los juveniles que más minutos ha disputado con el Caracas | AVS Photo Report

Miguel Cordero explicó en que consiste el método por medio del cual se distribuye el trabajo físico de sus futbolistas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con la llegada de José Mourinho al Real Madrid, en España se puso de moda hablar de la periodización táctica. Esta fue la metodología que creó el portugués Vitor Frade, y que recogió el estratega oriundo de Setúbal para hacer exitoso al Porto, al Chelsea, al Inter, y posteriormente para contrarrestar la dinámica del juego del Barcelona de Joseph Guardiola en el conjunto blanco.  

En Venezuela, Miguel Cordero, preparador físico del Caracas, fue extrayendo detalles del método portugués para tratar de aplicarlos al conjunto de la Cota 905.

Y durante esta campaña, la oncena capitalina ha sabido lidiar, sin mayores contratiempos de lesiones y problemas físicos, el duro trajín que implica jugar dos veces a la semana, en buena parte, por el trabajo periodizado que utilizan para preparar a sus futbolistas.

“La periodización táctica es una corriente metodológica, que utilizan muchos clubes”, comentó Cordero. “Nosotros adaptamos el modelo que funcionó en Europa a Venezuela, específicamente al Caracas. En él se engloba todo. Lo físico, lo táctico, incluso lo emocional. Se trata de involucrar todos los aspectos del fútbol, para repartirlos en un esquema bien distribuido durante la semana”, explicó.

“Aquí en Venezuela se juega en el primer semestre en un esquema de domingo-miércoles-domingo”, aseguró el entrenador, cuyo equipo ha logrado estar peleando el torneo hasta las fechas definitivas y disputará la semana que viene la ida de la final de la Copa Venezuela.

Lucha contra el cansancio

Cordero explicó que para el equipo el trabajo físico no es el mismo al principio de la temporada, que al final. “En el método de cada entrenador influyen muchas variables. El juego tiene estímulos constantes. Pasas por desequilibrios emocionales, empatas, ganas o pierdes. Tampoco es lo mismo librar el lunes, o regenerar ese día, o dar medio turno libre. Hay muchos factores que se involucran”, dijo.

El trabajo periódico de la semana comienza, de acuerdo con el asistente de Eduardo Saragó, al salir del partido el domingo. “En ese momento ya uno ve como está el jugador, y puede entender que pasa con él. Pero uno puede jugar con esas cosas. Eso está ahora todo medido, y esos avances tecnológicos ayudan para hacer la evaluación cuantitativa, y lo cualitativo se mide por lo hecho en la semana. Lo que si es seguro, es que el jugador está casi siempre más cansado a las 48 horas, por cuestiones fisiológicas”, expuso.

“Es por esto que hay entrenamientos preestablecidos para combatir la fatiga”, agregó Cordero. “El domingo se juega, y hay un descanso post partido. El primer entrenamiento puede ser 12 horas después, luego, el pico de fatiga llega a las 36 horas, y uno va tanteando como va a manejar ese trabajo”, contó.

Semana tipo

El trabajo, de acuerdo con Cordero va distribuido en semanas tipo, que cambian de acuerdo al día en que juegue el equipo. “Puede ser una semana larga, con un partido el domingo, o ese esquema de dos juegos semanales, que es el que nos ha tocado a nosotros”, expresó.

“En una semana larga, el lunes se hace recuperación, el martes es la primera sesión de activación, el miércoles se hace un trabajo físico en el que se equiparan los que jugaron el domingo y los que no, con máxima una exigencia física; el jueves es el trabajo táctico principal, el viernes se complementa esa parte táctica, el sábado se hace la activación para dejar listo al jugador para la competencia, y el domingo se va al partido”, explicó el preparador físico.  

“El pico de carga es el miércoles en una semana completa”, comentó el especialista. “La competición es única, eso sí. El esfuerzo más grande lo hace el atleta en el partido”, apuntó.

“En el ritmo de domingo miércoles es más complicado”, argumentó Cordero. “De miércoles a domingo ganas un día más, y eso hace variar un poco el esquema, que tiene sus diferencias. Aquí, la mayor carga fisiológica se da el domingo, el lunes se regenera, el martes se hace activación y el miércoles, la sesión de máxima carga física que se tiene en una semana larga, se hace en el propio partido”, sentó.

“La semana sigue después el jueves con un trabajo de regeneración, que además, tiene incorporado el balón. En intensidad muy ligera. El viernes se hace un trabajo táctico con alguna carga media, y el sábado, activación y domingo partido”, señaló el estratega.

“Después se vuelve un ciclo, regeneras, activas, y juegas”, dijo. “Y en el medio, los jugadores que no son tan habituales, pero que pueden entrar a sustituir a otros, tienen un trabajo especifico que los equipara a los jugadores que si, y de esa manera quedan disponibles para el técnico”, finalizó Cordero. 

Activación clave

Cordero señaló como un elemento clave el proceso de activación física dentro de la semana de trabajo, sobe todo, los días antes del partido. “Nosotros buscamos una activación integral. Se hace el sábado en la mañana con trabajos de coordinación, con contradicción muscular, algo de peso, cosas que tienen que ver con la motricidad fina del jugador. Y nosotros tratamos de involucrar siempre el balón. Eso es cuando jugamos en casa, y tenemos ese espacio”, dijo.

“De visitante, toca hacer coordinaciones más atléticas, porque no tienes la cancha. Se hacen acciones cortas, explosivas, como equilibrio, trabajo con bandas elásticas; pero siempre con la finalidad de dejar al jugador listo para la competencia”, destacó.

“Hay jugadores que te piden ese trabajo”, aseguró Cordero. “Sobre todo cuando nos toca jugar muy tarde, siete de la noche. Se hace para despertarlos, y el atleta sabe que lo necesita antes de jugar”, remató. 

No es sólo periodización

Migue Cordero aseguró que cada entrenador maneja su método de trabajo, al que el preparador físico se adapta y le aporta sus conocimientos. “El modelo que utilizamos siempre va adaptado al modelo de juego de cada entrenador. Eduardo tiene su forma y yo la mía; y hemos mezclado mucho de varios modelos. No es sólo periodización táctica. También tenemos otras formulas”, destacó.