• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Bombardearon Puerto La Cruz

Magallanes está a un juego de coronarse campeón / AVS Photo Report

Magallanes está a un juego de coronarse campeón / AVS Photo Report

El castigo del Magallanes no sólo dejó la serie a punto de mate; fue otra muestra de superioridad difícil de revocar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La nave no sólo avistó puerto ayer y prepara su desembarque. También lo cañoneó sin piedad, con un castigo que augura un único desenlace en esta final. Desde hoy, Magallanes dispondrá de cuatro oportunidades para ganar la serie y Anzoátegui ya no podrá fallar.

El despiadado ataque de 14 cohetes no sólo condujo a los Navegantes a la victoria 11 carreras por 2, con dos cuadrangulares de Robinson Chirinos y la sólida labor monticular del dominicano Lorenzo Barceló.

Quizás haya minado definitivamente la resistencia de los Caribes, que quedaron abajo 3 juegos por 0, a pesar de traerse la serie a su casa, el estadio Chico Carrasquel.

Nadie se ha levantado de una desventaja así en la historia del circuito. Todos los clubes que ganaron los tres primeros completaron luego su celebración. Es demasiado el margen de error de los bucaneros y es mínimo el de los indígenas.

"Pero no estoy pensando en eso", terció Carlos García, el piloto ganador. "Desde el principio dije que íbamos juego a juego, y (este domingo) volverá a ser así".

Los cañones invasores tronaron con artillería pesada, nada menos que seis extrabases.

Un tubey de Juan Rivera empujó la primera. Un jonrón de Chirinos puso el dos a cero. Pablo Sandoval la sacó con dos a bordo, luego, y completaron el bombardeo los cuadrangulares de Chirinos y Ronny Cedeño, para otras tres.

En la alta del sexto la pizarra ya era inalcanzable: voltear ese 8 por 1 era un albur contra el mejor bullpen de la postemporada, que anoche, además, recuperó a Deolis Guerra, el brazo que le faltaba.

Los jonrones solitarios de Oscar Salazar y Eduardo Escobar apenas arañaron el blindaje del acorazado, tras la mejor presentación de abridor alguno de los centrales en la serie decisiva.

El protagonista fue un importado que se trajo el Caracas, vaya paradoja. A Barceló sólo le sacaron seis pelotas del cuadro, antes de marcharse en el sexto tramo. No dio boletos. De hecho, nadie los dio en la tropa del Cabriales, hasta después del out 26. Así es imposible dar la vuelta a un marcador.

La gresca del sexto episodio, nacida de los desplantes de Barceló y un pelotazo de Maickol Guaipe a Ezequiel Carrera, afeó el espectáculo cuando Carlos Zambrano corrió desde la banca hasta el montículo, para golpear por la espalda al lanzador.

"Yo no provoqué a nadie, sólo celebré para mí mismo", dijo el dominicano.

"La pelea fue un episodio lamentable que esperamos no vuelva a ocurrir", lamentó Luis Blasini, el gerente deportivo de los filibusteros.

Con el ánimo menos tenso, el fuego de metralla completó el botín en el octavo, con cinco hits y tres rayas más.

"Vamos a salir igual, a tratar de ganar", clamó Alfredo Pedrique, el manager perdedor.

"Sabemos que ganar es difícil, pero esta es nuestra casa".

La tarea de los Caribes es casi imposible: revertir décadas de historia para levantar una serie así.

La tarea del Magallanes es menos empinada.

"Tenemos una figura cada día", concluyó García, satisfecho. Y así es muy improbable que les impidan celebrar.