• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Bob Abreu y su valor ofensivo en el Caracas

Bob Abreu se fue de 4-2, con par de impulsadas AVS Photo Report

Bob Abreu se fue de 4-2, con par de impulsadas AVS Photo Report

El Comedulce mantiene intacta su capacidad para embasarse y hacer contacto. Su ascendencia en el clubhouse es innegable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bob Abreu ya no es aquel bateador que sacaba 20 o 30 jonrones en una temporada en las grandes ligas; ese que exhibió un Poder Aislado por encima de .200 y un slugging superior a .500 en más de cuatro campañas en la instancia. A sus 39 años, el Comedulce se ha adaptado a su nuevo rol en los Leones del Caracas, que sólo le piden que se embase, haga contacto y mueva a los corredores. Su habilidad para llegar a las almohadillas está intacta, aptitud que le permite sobrevivir como pelotero pese a tener un año inactivo. Su liderazgo es indiscutido, al punto de que las nuevas figuras del equipo lo ven como un ídolo; una figura a emular, para muchos inalcanzable.

Abreu asegura que su mecánica de batear en la misma de antaño, esa que le hizo jugar durante 17 zafras en las mayores. Sin embargo, ahora se consolida como el designado y segundo bate de los Leones. Atrás quedaron sus ansías por conectar cuadrangulares, ahora su trabajo es otro. Ya no se le verá  con frecuencia en los jardines, no obstante, el aragüeño ha aceptado con madurez su nueva encomienda, en la cual también está dar uno que otro consejo a bateadores como Daniel Mayora y Jesús Aguilar, quienes lo admiran y siempre están tocando su puerta.

“Me siento bien. Era cuestión de tiempo para agarrar el ritmo ofensivo. Estuve un año inactivo, pero era cuestión de tomar los turnos necesarios. Para mí cada turno es importante”, dijo Abreu en el estadio Universitario, recinto al que llegó el domingo con .258 de average, un doble, un triple y .382 de porcentaje de embasado.

“Sigo con la mentalidad de embasarme y ver la mayor cantidad de pitcheos posibles”, admitió quien de por vida en la gran carpa tiene .396 de porcentaje de embasado. “Toda mi carrera he trabajado en el conteo de bolas y strikes y eso me ha dado resultados. No voy a cambiar eso ahora. El swing es el mismo. Es la misma mecánica. Es igual de rápido. Estuve trabajando en la temporada muerta mucho sobre mi swing y estoy viendo los frutos”.

Según el portal de fangraphs, Abreu, desde la temporada de 2002, hizo contacto en el 81.5% de las veces que hizo swing a un pitcheo, habilidad que parece estar más viva que nunca. Según el departamento estadístico de los Leones del Caracas, el Comedulce entró al juego del viernes contra los Tiburones de La Guaira con un 29% de líneas conectadas, un 58% de roletazos y un 13% de elevados. La mayoría de sus conexiones han ido hacia su banda contraria.

“Siempre he bateado hacia mi banda contraria. Lo he mantenido esta campaña en Venezuela. No extraño los jonrones; ya saldrán solos. En algún momento conectaré un cuadrangular, aunque eso no me preocupa. No estoy pendiente de eso ahora”.

La dupla Mayora-Aguilar es una de las más temidas en esta temporada. Hasta el domingo entre ambos sumaban 40 carreras remolcadas y 12 jonrones. Sin embargo, ambos toleteros tienen en  Abreu un modelo a seguir, inclusive le dicen “la superestrella”.

“Uno siempre trata de dar los mejores consejos. Aquí hay peloteros con mucho talento. En cosas de bateo trato de decirles que deben hacer”, dijo Abreu.

Una generación. Omar Vizquel, Ugueth Urbina, Wilfredo Romero y Abreu compartieron muchos años como peloteros, no obstante, de los cuatro, dos ya son coach. Esta campaña les ha servido de reencuentro, en el cual se ha reinado la nostalgia.

“Es grandioso compartir con Omar. También estoy contento por Ugueth, quien ha hecho un excelente trabajo pese a todo lo que pasó. Me llena de alegría verlo jugar. A Wilfredo lo respeto mucho. Todos formamos parte de un gran equipo”, finalizó Abreu, un sobreviviente gracias al talento.