• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Miguel Montero abrió fuego contra el comportamiento de Yasiel Puig

Montero y Puig han protagonizado un par de incidentes violentos | FOTO AFP

Montero y Puig han protagonizado un par de incidentes violentos | FOTO AFP

El receptor venezolano de los Cascabeles dijo que el cubano se está creando una mala reputación en las grandes ligas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El  11 de junio los Cascabeles de Arizona y los Dodgers de Los Ángeles protagonizaron una trifulca que dejó ocho suspensiones. Un pelotazo al cubano sensación, Yasiel Puig, fue el punto de inflexión de hechos violentos, en los cuales el toletero de los Dodgers y el receptor venezolano Miguel Montero acapararon gran parte de la atención.

El martes pasado, Puig y Montero se reencontraron en una jugada que dejó los ánimos caldeados. El venezolano hizo out al cubano en el home, no sin antes chocar fuertemente. Puig, en su camino al dugout, no apartó la mirada del receptor, quien al estilo del ex NBA Dikembe Mutombo agitó su dedo como diciendo “aquí no”.

“Si Yasiel fuera mi compañero, probablemente trataría de enseñarle como comportarse en las grandes ligas”, dijo Montero al portal de los Cascabeles. “Se está creando una mala reputación y es algo lamentable, ya que su talento se pierde de vista. No puedo decir que es el mejor pelotero de la Liga Nacional porque aún no ha demostrado nada. ¿Tiene talento? Por supuesto. ¿Tiene las herramientas? Si. Lástima que esté malgastando sus aptitudes haciendo cosas estúpidas. Hay que respetar para ganarse el respeto”, sentenció.

El careta venezolano aseguró que el cruce de miradas y gestos ofensivos no tienen nada que ver con el choque en el plato, ya que “eso forma parte del juego”.  “No me molesta que se juegue el beisbol con intensidad”, continuó. “Lo único que me molestó es que se me quedara mirando. Hace unos meses Shane Victorino chocó conmigo en el home, pero de inmediato se fue al dugout, sin problemas. Así es el beisbol”.

Montero aseguró que el comportamiento de Puig no tiene nada que ver con que apenas tenga días en el beisbol profesional de Estados Unidos. “Eso no importa. Yo llegué de Venezuela aún más joven, a los 17 años de edad”.

Los Dodgers firmaron a Puig el año pasado, cuando tenía 21 años de edad. Jugó 63 partidos en las menores antes de debutar en las mayores el 3 de junio. Su situación fue muy distinta a la de sus coterráneos Yoenis Céspedes y Alexei Ramírez, quienes fueron directo a la gran carpa después de estampar sus firmas.

“Lo que ocurre con Puig es inmadurez. En estos momentos todo está bien para él. Está en su momento. Pero el beisbol te castiga. Cuando pase malos momentos se dará cuenta que tiene que cambiar. Sólo cuando te vas de 20-0 o de 50-1 te das cuenta que tienes que ser humilde. Él apenas tiene cuatro semanas en grandes ligas”.

El manager de los Cascabeles, Kirk Gibson, también alzó su voz. “No tengo ningún problema con Puig. Muchas personas dicen que no han visto nada mejor, pero ¿cuánto beisbol ha jugado? Él apenas tiene semanas en las mayores. Todavía no es Mickey Mantle. Obviamente hay muchas personas molestas porque llegó causando sensación”, dijo el piloto.

“Siempre van a existir jugadores que te molestan. Vamos a ayudar a Puig a hacer un verdadero profesional, pero aún es joven. No quiero quitarle su agresividad. Jugué con Rickey Henderson, quien irritaba a muchas personas, pero eso nunca le quitó su talento y calidad”, agregó el manager de los Dodgers, Don Mattingly.

Tarea pendiente

Miguel Montero afronta una de las peores temporadas ofensivas de su carrera. El caraqueño, de 30 años de edad, llegó al partido de ayer contra los Cerveceros con una línea ofensiva de  .219/.306/.318 con seis jonrones y 31 remolcadas. En sus últimos 20 turnos apenas ha dado un imparable y en lo que va de julio batea para .161 con cuatro empujadas.

Montero ha revisado videos para analizar su mecánica y no ha encontrado ningún problema que pueda identificar como la causa de su baja productividad. “No sé que ha pasado, sólo queda seguir trabajando”, dijo a ESPN Montero, cuyo BABIP (pelotas que caen de hit) de .264, comparado con el .312 de su carrera, muestra que la suerte también ha jugado en su contra.