• Caracas (Venezuela)

LVBP 2013 - 2014

Al instante

Alex Cabrera: “Cuando la gente duerme, yo hago pesas”

Cabrera nunca había dado 15 vuelacercas antes de esta campaña |  FOTO AVS PHOTO REPORT

Cabrera nunca había dado 15 vuelacercas antes de esta campaña | FOTO AVS PHOTO REPORT

Alex Cabrera no teme hablar de Baudilio Díaz y su récord. Este año tiene promedio de un jonrón cada 9 turnos, mejor incluso que Rico Carty en la 1965-1966

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alex Cabrera disfruta estar rodeado de grabadoras, escuchando preguntas sobre récords y hablando de Baudilio Díaz. Puede dedicar muchos minutos a responder lo mismo, una y otra vez. Habla con gusto y sonríe, con la seguridad en sí mismo de quien ya una vez fue dueño de la marca de jonrones en una liga de primer nivel, la del Japón.

No lo da como un hecho. Cada cierto tiempo, el Samurái advierte que el registro es una leyenda, como leyenda es su dueño, y que ha pasado demasiado tiempo sin que alguien pueda igualarlo. Son esos los instantes en que Cabrera establece la diferencia entre alguien que está seguro de conseguir lo que está buscando, aunque no llegue, y alguien que conoce tanto sus aptitudes como las dificultades que enfrenta.

“Yo creo que ustedes están más pendientes del récord que yo”, dice, con una media sonrisa que parece sugerir lo contrario. “Eso es algo que el destino ofrece una sola vez. Si Dios quiere que lo rompa, lo romperé”.

Cabrera tiene 15 cuadrangulares con algo más de cuatro semanas por jugar. Le bastan, en promedio, un vuelacercas antes de cada domingo, a partir de hoy, para empatar a Baudilio.

“Pero con el 20 no se rompe nada”, advierte. “Si llego a 20, buscaría dar el 21”.

El insólito despliegue del monaguense ha hecho que por primera vez en mucho tiempo sea posible en concebir la hazaña. Nadie había sacado 8 bambinazos en una semana y él lo hizo la semana pasada. Nadie había sacado más de 10 pelotas en un mes y él ya tiene 15 en este noviembre.

“Si doy el 21, no haría nada”, promete. “Pero por dentro sentiría una satisfacción conmigo mismo. Después de tantos años diciendo que quería batir el récord, a estas alturas nadie pensaba que lo podría hacer”.

El nativo de Caripito asegura que en Japón también sacó 15 en un mes, por lo que no se sorprende. “Pero aquí es diferente”, señala. “Son los fanáticos, los peloteros, es todo. Aquí ves a un (pitcher) grandeliga, después a un novato y luego a un triple A. Tienes que saber jugar con esa presión”.

Cabrera no sabe si le alcanzarán el calendario, la salud y la consistencia. Baudilio lo hizo en una campaña de 70 juegos, en la que disputó 66. Hoy la eliminatoria está compuesta por sólo 63.

“Los récords se hicieron para romperlos”, comenta el oriental. “Lo más importante es que estoy en mi casa, que esta es mi tierra. Lo más importante es mostrar, a estas alturas, que sí lo puedo hacer. Es lo mejor que me puede pasar. Tengo ganas de jugar, de ganar, de mostrar que todavía queda Samurái para rato. Todos los días me concentro en el bateo y trabajo las pesas. Lo que pasa es que nadie se entera. Cuando la gente está durmiendo, a las 12 de la noche, yo estoy haciendo pesas”.

Cabrera todavía es una mole, cercano a los dos metros de estatura y con la musculatura que nadie más tiene en el clubhouse de La Guaira.

Ya sabe qué hará en caso de entrar al libro de récords.

“Si lo llego a lograr, le daría gracias a Dios, porque me ha dado muchas cosas en el beisbol, récords, logros”, apunta. “Y tengo que decir que todo esto se lo debo a una sola persona: ese que estaba quechando (el miércoles, por Caracas). Él es quien me motivó a trabajar y jugar este año. Me motivó a hacer lo que estoy haciendo. Si lo rompo, le daré a él todo lo que me den a mí, porque se lo merece”.

Se refiere a su hijo Ramón Cabrera, el receptor de los Leones.


Clasificar, divino tesoro

Alex Cabrera asegura que su principal atención no es la marca legendaria de Baudilio Díaz. “De lo que estoy pendiente es de empujar carreras y ganar. Si estuviera todo el tiempo pendiente de los jonrones, me metería más presión. Tengo que echar eso a un lado. Si el récord se va a romper, se va a romper”. No cree haber cambiado mayor cosa en los años recientes, comparándose con aquel que una vez alcanzó la marca de Sadaharu Oh en Japón. Incluso, “si pudiera cambiar los jonrones por juegos ganados, los diera”, afirma. “La cosa es clasificar y demostrar que La Guaira es un equipo bastante bueno, peleador. Muchos no daban nada por nosotros, pero vamos a clasificar. El trabajo y querer ganar es lo que me motiva a empujar las carreras. Estos son números increíbles. Pero hay veces que doy el batazo y no ganamos. Yo quiero ganar. Los números son personales. Lo importante es ganar”.



ElDato

El viejo récord de jonrones en un mes era 10, de Eliézer Alfonzo. Alex Cabrera lo ha incrementado en 50 por ciento