• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Su límite es el cielo

Cabrera llegó a los 399 jonrones con 32 años | Foto AP

Cabrera llegó a los 399 jonrones con 32 años | Foto AP

Miguel Cabrera no habló mucho sobre el histórico estacazo con el que igualó al Gato, pero recibió elogios del manager y sus compañeros de los Tigres de Detroit

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Miguel Cabrera se permitió sonreír un par de veces mientras corría entre las bases, en el Busch Stadium, la noche del viernes. El toletero aragüeño estaba haciendo historia. Con ese batazo se convertía en el rey del jonrón en Venezuela, un trono que hasta ese momento compartía con Andrés Galarraga, y esas sonrisas, discretas, sin gestos ni aspavientos, fueron su modo de celebrarlo en el terreno.

Cabrera admitió esta semana que tenía muy claro la meta que podía alcanzar en cualquier momento. Pero prefería hablar de equipo, antes que de sus marcas. "(Galarraga) fue uno de los mejores jugadores de beisbol que han salido de Venezuela", dijo a MLB.com, después de completar su gesta. "Yo lo vi jugar, todo el mundo lo seguía. Era un bateador realmente grande".

Sus compañeros explicaron el porqué de su parquedad: "Creo que Miggy ni siquiera le pone atención a esas cosas", aseguró J.D. Martínez. "Eso es lo que hace de él un pelotero tan bueno".

"Muchos fanáticos podrán abuchearlo, habrá gente para la que sea alguien antipático", agregó Martínez. “Pero tú, como su compañero, simplemente no puedes. Él es un líder en el clubhouse. Siempre predica con el ejemplo. Si está lesionado, no importa. Siempre va a jugar. Aplasta cualquier tipo de individualismo que pueda haber en la cueva y se asegura de que todos sepamos que eso no es lo que le interesa. Es la última persona que piensa en dar ese jonrón número 400, estoy seguro".

El manager Brad Ausmus celebró la forma en que su pupilo ha dejado atrás el mal momento con el bate que sufría en mayo. "Se calentó rápidamente con el par de jonrones (del jueves) y este nuevo par de hits (del viernes)", razonó, dijo el piloto. "De nuevo está quedándose atrás en el home, lo que le permite esperar la pelota y golpearla con autoridad por cualquier parte del campo, ahora mismo".

"Batear es contagios", terció Martínez. "Cada vez que das un hit, tu confianza sube. Y luego sigue otro y otro, y antes de que puedas enterarte, estás bateando muchos, así como si se hubieran abierto unas compuertas. En este juego, todo se trata de tener la confianza".

Nadie tiene más confianza que Cabrera, con sus 9 vuelacercas este año y 399 en su carrera. Tiene .538 de average desde el miércoles, con siete impulsadas desde entonces.

"Tienes que dejarte llevar por la corriente", explicó el venezolano. "Tienes que fluir. Somos un equipo agresivo, sabemos que podemos anotar muchas carreras en cualquier momento y por eso no debemos preocuparnos (por algún slump). Debemos salir a jugar y ya". Cabrera admitió el día anterior que sí estaba pensando en Galarraga y hasta señaló con admiración que, en su opinión, el Gato tenía más poder que él.

 
 
EL DATO. Miguel Cabrera conectó jonrón en el primer inning del cotejo que disputaban ayer los Tigres contra los Cardenales en San Luis. El estacazo es histórico, pues lo convierte en el primer venezolano con 400 en la historia de las Grandes Ligas. El detalle es que el encuentro fue detenido por lluvia en el mismo capítulo inicial, y al cierre de esta edición no se contaba como estadística oficial