• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Las lesiones golpean a las grandes ligas

Johan Santana | Foto: AP

Johan Santana | Foto: AP

Figuras como Johan Santana, Derek Jeter y Mark Teixeira se suman a la indeseada estadística que afecta a los equipos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los Yanquis no aparecen entre los favoritos en la Liga Americana y tal vez ni siquiera logren avanzar a la postemporada.

La división Este ahora es mucho más competitiva que en años anteriores, pero lo que realmente hace lucir débiles a los neoyorquinos no es la proyección del declive de su rendimiento sino la epidemia de problemas físicos que los afectan.

Los Bombarderos del Bronx comenzarán la campaña sin el tercera base Alex Rodríguez (cadera derecha), el campocorto Derek Jeter (tobillo izquierdo), el inicialista Mark Teixeira (muñeca derecha), el jardinero Curtis Granderson (antebrazo derecho) y, probablemente, el abridor Phil Hughes (espalda).

Johan Santana se perderá toda la temporada, tras rasgarse por segunda vez la cápsula anterior del hombro. Una nueva intervención quirúrgica pondrá en peligro la continuidad de la brillante carrera del dos veces ganador del premio Cy Young.

Rafael Furcal (San Luis) y Casey Kelly (Padres) no podrán actuar en 2013 porque sus codos deberán ser reconstruidos mediante la cirugía conocida como Tommy John.

Las lesiones son inevitables, pero eso no las hace menos tolerables y en las grandes ligas se han estado incrementando paulatinamente, pese a los avances de los métodos de acondicionamiento y tratamientos para rehabilitar a los peloteros, una vez lastimados.

Sólo otros ocho lanzadores han sufrido una lesión igual a la de Santana. El primero fue Bret Saberhagen, en 1996.

Pero desde 2008 en adelante ocurrieron los otros casos.

Además de Santana, en 2010 y 2013, también se lastimaron Chien-Ming Wang (2009), Dallas Braden (2011), Chris Young (2011), Rich Harden (2012), Dustin Moseley (2012) y Tim Byrdak (2012).

Hasta agosto de 2012, los equipos de las mayores usaron la lista de incapacitados 539 veces, incluidos 118 jugadores inhabilitados por 60 días, 28% más que en 2011 y 55% por encima de lo registrado en 2010.

Fue el total más alto de MLB desde que en 2002 comenzó a llevarse esa estadística, de acuerdo con USA Today.

Hasta ayer 54 jugadores iniciarán la zafra lastimados, 22 de ellos en lista de 60 días.

La tendencia es sostenida, de acuerdo con un trabajo publicado por el American Journal of Sports Medicine. La investigación escudriñó los patrones de las lesiones en MLB durante un periodo de siete años.

"Existe muy poca información al respecto", admitió en una conversación con la agencia Reuters Kenneth L. Cameron, director de investigaciones ortopédicas del Keller Army Hospital en West Point, Nueva York, y autor del estudio.

El resultado fue revelado en 2011 y analizó la etapa que va desde 2002 a 2008.

Cameron encontró que las cifras de lesiones saltaron al 40% después de 2005. Ese incremento tal vez tuvo que ver con la implementación de políticas antidopaje de MLB, que han reducido el consumo de sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento, que también ayudan a la recuperación entre partidos.

"Eso pudo haber influido en los porcentajes", señaló Cameron.

La naturaleza de las lesiones depende de la posición del pelotero. Los lanzadores tienen más tendencia a sufrir por problemas en los brazos, muñecas, codos u hombros, mientras que los fildeadores generalmente se lastiman las piernas y las caderas.

"Sin duda, la carrera de los serpentineros, salvo algunas excepciones, suele ser más wcorta que la del resto de los peloteros", afirmó el médico Germán Medina, especialista en traumatología de las lesiones del deporte y docente universitario.

El porcentaje entre uno y otro caso, según la exploración de Cameron, es de 62 contra 32.

La respuesta, exhorta el autor, podría estar en usar esa data y los resultados de investigaciones similares para desarrollar e implementar programas específicos de entrenamientos en la pretemporada para prevenir lesiones.

En el caso de los atletas, seguramente, no hará daño cruzar los dedos y disponer de una pata de conejo.