• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Se fue otro grande

Yogi Berra | Foto AFP

Yogi Berra | Foto AFP

El inmortal Yogi Berra falleció, dejando una huella imborrable tanto por sus hazañas dentro del terreno como por sus épicas frases contradictorias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los Yanquis y el Bronx lloran. El mundo del beisbol llora. Lawrence Peter Berra, mejor conocido como Yogi Berra, falleció ayer a los 90 años de edad por causas naturales.

El autor de la célebre frase “el juego no se acaba hasta que se acaba” completó los 27 out un 22 de septiembre, el mismo día que se estrenó en las Grandes Ligas.

Aquel domingo, el oriundo de San Luis conectó un jonrón y remolcó dos carreras para comandar la victoria sobre los Atléticos. Dicha actuación fue el preludio de una carrera tan espectacular como pintoresca.

Berra fue sinónimo de coraje. Poseía un gran corazón que compensaba su baja estatura. Los entendidos del deporte decían que no tenía cuerpo para ser receptor y hoy en día es una referencia de la posición.

Se codeó con los grandes y pudo darse el lujo de colocarse un anilló de campeón en todos los dedos de sus dos manos. De hecho, ningún jugador ha ganado más series mundiales que él. Y tampoco ningún personaje del beisbol ha dicho más oraciones absurdas que él.

“La mitad de las mentiras que dicen de mí no son verdad”, “cuando llegues a una encrucijada, sigue derecho”, “¿slump? Yo no estaba en un slump, simplemente no estaba bateando”.

El brillante receptor fue exaltado al Salón de la Fama en 1972 junto a Sandy Koufax y Early Wynn. 

Los Yanquis le dieron la oportunidad a Berra de iniciarse como manager en 1964, año en el que los mulos perdieron la Serie Mundial con los Cardenales. También dirigió a los Mets entre 1972 y 1975 antes de volver a tomar las riendas de los Yanquis en 1984. En la temporada siguiente, el propietario de la organización más ganadora de las mayores George Steinbrenner decidió removerlo de su cargo con apenas 16 juegos disputados en la temporada.

Berra aseguró que no pisar más el Yankee Stadium pero en 1999 hizo el primer lanzamiento de honor del juego que inauguraba la campaña.

En realidad, Berra nunca se fue ni se irá del Yankee Stadium.

EL DATO
El comics del Oso Yogi fue inspirado en él. Su amigo Bobby Hofman le puso el sobrenombre por la manera en que cruzaba los pies sin hablar con nadie en el clubhouse. Decían que era como un hindú haciendo yoga. Berra demandó en 1958 a Hanna-Barbera, estudio de animación que creó la caricatura. El litigio no llegó a mayores, pero representantes de la compañía admitieron públicamente que se habían inspirado en el pelotero.