• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Con las garras afiladas

Los Tigres jugarán el round robin luego de dos fracasos previos gracias a su agresividad desde las oficinas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de quedarse dos zafras con las ganas de clasificar al round robin de la LVBP, el 2014 de los Tigres de Aragua ha sido convulso.

Para comenzar, el ex pelotero Carlos Guillén llegó a la presidencia de la franquicia, lo que parecía trastocar un poco sus cimientos, pero luego se empezaron a mostrar como una gerencia agresiva e hicieron cambios importantes en la temporada muerta (canjearon a Oswaldo y Orlando Arcia por Avisail García) y ya en plena campaña despidieron al manager Luis Sojo a fi nales de noviembre, cuando las cosas no lucían nada bien.

Mucho movimiento en las ofi cinas que, a fi nal de cuentas, rindió sus frutos en el terreno de juego con la clasifi cación de los bengalíes al playof .

La clave, cómo no, fue el no tener miedo a las transformaciones dentro del seno del equipo.

La última de ellas fue la llegada de Carlos Subero como piloto, quien trajo consigo estabilidad y una racha de triunfos.

"Cuando llegamos, el equipo estaba sumergido en una crisis, pero nunca dudamos en tomar las riendas porque vimos mucho talento en él", acotó por teléfono el estratega caraqueño de 42 años de edad.

"Se ha jugado bastante bien y se han ganado nueve de los últimos 13 juegos para conseguir la clasifi cación algo temprana, pero bien trabajada por los muchachos", continuó Subero, manager campeón de la LVBP y de la Serie del Caribe con los Leones del Caracas en la 2005-2006.

El pensar en el juego a juego levantó al equipo en lo anímico y los resultados se fueron dando. "Utilizábamos todas las herramientas para ganar hoy y ver mañana con qué se contaba. Así logró subir", explicó el timonel, quien tomó a los Tigres en el cuarto lugar y antes de ayer eran segundos igualados con Águilas del Zulia.

"El estilo siempre ha sido el mismo: darle confianza a los peloteros sin mirar para atrás", prosiguió. "Nunca revise qué se había hecho y qué no, porque mi trabajo es poner al pelotero en la mejor condición mental a la hora de competir. Llegué aquí a apoyar, y ahí se fue engranando todo".

Tanto engranó que la clasifi cación llegó con antelación para administrarse y además confeccionar su equipo para la fase decisiva del evento.