• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Con ganas de celebrar

Andreutti, del Caracas, y Badillo, del Táchira, en uno de los pasajes de lucha del clásico del domingo pasado | FOTO AVS Photo Report

Andreutti, del Caracas, y Badillo, del Táchira, en uno de los pasajes de lucha del clásico del domingo pasado | FOTO AVS Photo Report

Caracas y Táchira inician hoy la final de la Copa Venezuela, intentando acabar con una sequía de dos años sin títulos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A mediados de 2003, Caracas y Maracaibo jugaron la primera de las cuatro finales que convertirían sus duelos en una pequeña rivalidad. Después de eso, la afición caraquista y la tachirense, vivieron ocho dulces años. En ese tiempo, en el país se disputaron nueve campeonatos y cuatro Copas Venezuela, y entre los dos equipos se repartieron nueve de esos 13 trofeos. Sin embargo, desde entonces ni unos ni otros han podido volver a festejar en los cuatro torneos cortos y las dos Copas que se han peleado.

Este año esa sequía llegará a su fin, ya que Caracas y Táchira, los dos planteles con más aficionados en el país, iniciarán hoy la lucha por la final de la Copa Venezuela. El duelo estará marcado por el partido que ambos jugaron el domingo pasado, en el que los rojos sacaron de la lucha por el título del Apertura a los aurinegros. “Creo que van a salir un poco más, van a querer pasarnos por encima”, opinó el argentino Roberto Tucker, autor del único gol del fin de semana.


Mejor imagen. Para Táchira, jugar en Pueblo Nuevo, ante su gente y sobre un césped en mejores condiciones es considerado un punto a favor. En el duelo del domingo en la UCV, la pierna fuerte de jugadores como Bladimir Morales, Ricardo Andreutti, y Agnel y Francisco Flores, ahogó el talento de Yohandry Orozco, José Miguel Reyes, Rómulo Otero y Roberto Armúa.

“Es un campo que se nos da para jugar bastante bien, para hacer nuestro juego”, afirmó el lateral Carlos Rivero como un punto a favor. “Ya en el Apertura hemos sido el mejor local. Debemos sacar el triunfo ante nuestra fanaticada”.

En el vestuario tachirense, sin embargo, creen que la victoria es importante pero aún más determinante es resguardar su portería. “Debemos cuidar el cero por el valor que tiene el gol de visitante”, afirmó Rivero. “Cada partido es distinto, la Copa arranca cero a cero y el condicionante será que los goles de visitante son muy importantes”, aseveró Eduardo Saragó, dándole también una especial importancia a ese factor.

Será entonces una partida de ajedrez, con movimientos bien calculados aunque con un tablero con mejores condiciones, al menos hasta que un gol desate el encuentro. En ese caso, el vértigo de cada una de las ofensivas intentará imponerse. Afuera del campo estarán esperando las aficiones de uno y otro equipo, impacientes por celebrar un título. Un privilegio al que se habían acostumbrado y el cual, desde hace dos años, no pueden disfrutar.


Filosofías similares

La última vez que Caracas y Táchira chocaron en una final, en el torneo 2009-2010, el promedio de edad de los 10 jugadores no juveniles del cuadro aurinegro fue 29,3, con picos altos como el de Sanhouse (35), Boada, Fernández y Rojas (33). El domingo, cuando se enfrentaron con Caracas en el Apertura, el promedio del once titular de Daniel Farías fue de 22,5 años, fruto de un viraje dirigencial que tomó el equipo este año.

En Caracas, aquella final fue la última antes de desprenderse de varias de sus figuras como Vera, Rey o Castellín. El promedio de edad de la alineación fue 27,8, superior al del domingo pasado, que estuvo en 25,9.