• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El futuro de Usain Bolt le exige cuidarse de las lesiones y tratar mejor a sus pies

Los dañados pies de Bolt acapararon las miradas en Moscú | FOTO AFP

Los dañados pies de Bolt acapararon las miradas en Moscú | FOTO AFP

Una celebración en la que se quitó los zapatos hizo que el mundo viera que el jamaiquino no es cuidadoso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Quizás se encontró algo vulnerable en Usain Bolt: no sabe mucho de bailes cosacos. Pero dénle algo de tiempo y seguramente se convertirá en un experto.

Así lo demostró al celebrar y quitarse los zapatos dejando al descubierto también otra debilidad: sus maltratados pies.

En la imagen se podían ver uñas incrustadas, juanetes y hasta hongos, una evidencia clara del uso forzado de sus mejores armas, pero también una muestra de descuido del atleta.

El columnista de AS, Juanma Trueba, lo reflejó así: “El hombre más rápido que jamás ha existido tiene juanetes, uñas de alimoche y los dedos de los pies en formación percebe. Usain Bolt carece de muelles o de alas como la diosa Niké (en ellas se inspira el logo de la empresa Nike, que retiró la tilde divina de su marca registrada). Todo esto lo supimos cuando el triple campeón mundial se descalzó para lanzar sus zapatillas (Puma) al graderío. Quien imaginó dedos de pianista en sus pies celestiales, protuberancias de aleación y gominola, equivocó la composición. Bolt tiene unos pies vulgares, los mismos que podrían asomar por cualquier sandalia de apóstol hippy”.

El análisis de Trueba explica que de algún modo también es normal y esperado este deterioro: “La incursión internáutica por el mundo podológico (poco recomendable, aviso) nos confirma que su morfología podal es absolutamente común. Si nos abstraemos de malformaciones y amarillismos, concluiremos que Bolt tiene pies egipcios, con el dedo gordo más avanzado y el resto en orden decreciente, como las estatuas de los faraones y el 74% de la población erecta. Admitamos, no obstante, una ligera deriva hacia el pie griego, aquel en el que el segundo dedo es más largo que los demás, característica que se observa en las estatuas clásicas y en escasísimos terrícolas (1%)”.

Y cerró con esta frase: “Pero volvamos a Usain. La velocidad no está en el neumático. Reside en el músculo, en el corazón y en las alas de Niké. Perdón, quise decir Puma”.


Legado para la historia. Pero la relevancia de Bolt no se ha dado por la “belleza” de sus pies ni siquiera por su gran carisma: es simplemente una máquina de ganar medallas y romper récords.

Como ha hecho costumbre en el atletismo, el jamaiquino acaparó todas las miradas en el Mundial de atletismo en Rusia. Un Bolt que no estaba en su condición física óptima asumió a cabalidad su responsabilidad como el hombre afiche del deporte y cumplió con lo que se propuso en la cita disputada en el estadio Luzhniki. Llegó y se colgó las medallas de oro en los 100, 200 y el relevo 4x100 para convertirse en el atleta varón más laureado de los mundiales, dejando atrás a Carl Lewis.

Del “Hijo del Viento” al “Rayo”, Bolt ahora acumula ocho preseas de oro y dos de plata, contra los ocho oros, una de plata y un bronce de Lewis.


El futuro. ¿Que sigue para Bolt? Lo más previsible que se tome con cautela la próxima temporada, con el claro fin de evitar lesiones y así preparar el asalto al próximo Mundial de 2015 -a disputarse en Beijing- y finalmente los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

 “El margen (para batir récords mundiales) es cada vez más cerrado. En la próxima temporada intentará hacer todo lo posible de cuidarme de las lesiones”, afirmó. “Mi gran objetivo es revalidar mis títulos en las próximas olimpiadas, algo que nadie ha conseguido. Y para eso tengo que estar totalmente concentrado. No puedo tomar riesgos”.

Si Bolt logra mantenerse sano, sólo una verdadera catástrofe o demasiada mala suerte le impediría agigantar su leyenda. Esencialmente, Bolt compite contra sí mismo.