• Caracas (Venezuela)

Fútbol

Al instante

La tortura de un DT: hacer la lista de 23

Existen criterios para elaborar la nómina final antes de apelar al gusto particular del estratega

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con el paso de cada Mundial, se hace prácticamente imposible para un seleccionador elaborar una lista de 23 jugadores para el Mundial sin generar polémica. La coincidencia absoluta con las opiniones de los aficionados y periodistas es una utopía.

La globalización del deporte y la posibilidad de ver partidos de las principales ligas en casi cualquier rincón del planeta hacen que el aficionado esté cada vez mejor informado de la calidad de los posibles convocados, y luego la subjetividad y los gustos entran muchas veces en juego al juzgar la decisión de un entrenador, como también ese mismo factor muchas veces afecta al propio técnico en la elaboración de esa bendita lista, pues prefiere confiar en futbolistas que conoce bien o le han rendido anteriormente, como le ocurre actualmente a Vicente del Bosque en España.

Pero para ilustrar que no siempre un técnico merece ser criticado por una decisión polémica a veces basta un ejemplo. Siempre se recuerda a los grandes ausentes de un Mundial “por culpa” de la decisión de un estratega, pero rara vez se hace memoria para darle crédito, posteriormente, por una elección acertada. En Alemania 2006, se dio un caso. Ludovic Giuly, extremo hábil y veloz que venía de destacar con el Barcelona campeón de la Liga de Campeones de Europa, fue marginado por el siempre polémico Raymond Domenech para darle lugar en el equipo a un jugador joven y poco conocido en ese entonces, pieza del Olympique de Marsella: Franck Ribéry.

Ciertamente no era el Ribéry que hoy conocemos, y su pegada dejaba mucho que desear en ocasiones, pero su agilidad, intensidad y destreza para sortear defensas impulsó a Domenech a arriesgarse. A pesar de las numerosas malas decisiones que tomó este técnico al mando de Francia, al menos es justo admitir que esa vez acertó.

 

La nueva ola. Cada Mundial trae consigo historias similares. Grandes figuras como Diego Armando Maradona también sufrieron estos agravios; en su caso fue por su juventud en 1978. Brasil 2014 ya tiene una lista amplia de casos para discutir, con la ausencia de Carlos Tévez en Argentina a la cabeza (solo explicable por antiguos pleitos internos en la selección, en los cuales se apunta que estuvo Lionel Messi involucrado), pasando por la salida de Samir Nasri del listado francés o de John Terry en la nómina inglesa, hasta el más reciente corte de Estados Unidos sin su antigua estrella Landon Donovan.

Mañana FIFA recibirá y dará a conocer los 32 listados oficiales enviados por las selecciones, algunas de las cuales ya adelantaron su anuncio, y vendrán algunas discusiones más sobre jugadores ignorados y técnicos “caprichosos”. Al final, esta costumbre se ha hecho parte también del disfrute del aficionado en el fútbol y alimenta la pasión por el debate.


Criterios útiles. Más allá de la opinión de un estratega sobre determinados jugadores, hay algunos lineamientos básicos para definir una lista de 23 para un torneo. El primero lo establece obligatoriamente la FIFA: hay que llevar tres porteros.

Luego, cada seleccionador escoge el resto de jugadores por línea a su conveniencia, pero un criterio de distribución lógico y usual es contar con dos jugadores de campo por posición, por tanto suelen escogerse 8 defensas, 8 mediocampistas y 4 delanteros. Sin embargo, algunos técnicos aprovechan la polivalencia de laterales que pueden jugar en las dos bandas o volantes que pueden fungir con solvencia como centrales para cambiar la proporción y llevar solamente 7 defensas y así sumar un mediocampista o un delantero más, pues durante los juegos es más común hacer un cambio en esas zonas que en la retaguardia.


¿Solo los mejores? Aunque pareciera obvio que los entrenadores deben escoger siempre a los 23 mejores con los que pueden contar, este no siempre es el caso. Jugadores controversiales y de mala influencia en el grupo, a juicio del técnico de turno, pueden dañar la dinámica del equipo independientemente de la calidad individual.

En ocasiones, en alguna línea del campo hay abundancia de talento. Si hay tres excelentes laterales derechos, alguno probablemente tendrá que quedarse en casa aunque haya un volante no tan destacado que sí esté en la lista.

Y hay un criterio importante para muchos técnicos, especialmente al anotar los últimos nombres de la lista: el futuro del jugador. Talentos especiales reciben a veces una oportunidad de oro aunque no estén aún listos para brillar en un Mundial, y la vivencia de compartir en el torneo con las figuras del equipo, aunque tenga pocos minutos de acción o no juegue en absoluto, puede ayudar a moldear a una estrella en ciernes para las venideras citas. ¿Un ejemplo de esto? Nada menos que Ronaldo, el máximo goleador de los Mundiales, quien fue parte del equipo campeón en Estados Unidos 1994 a pesar de no debutar en esa cita. En 1998, 2002 y 2006, Ronaldo fue la figura brasileña y dejó una huella imborrable.


////RECUADRO////

Del Bosque

lleva a Costa

La presencia de Diego Costa y Juanfran Torres entre los 23 elegidos de España para defender el título mundial en Brasil, recuperados de sus dolencias físicas, son las principales novedades de la lista definitiva del seleccionador Vicente del Bosque, que tuvo en Jesús Navas su descarte más doloroso. En la lista definitiva se caen siete jugadores de los que fueron seleccionados en una primera convocatoria: Dani Carvajal, Alberto Moreno, Ander Iturraspe, Thiago, Jesús Navas, Álvaro Negredo y Fernando Llorente.