• Caracas (Venezuela)

Fútbol

Al instante

Tango de siete juegos

Higuaín celebra el gol de la victoria albiceleste | EFE

Higuaín celebra el gol de la victoria albiceleste | EFE

Argentina superó 1-0 a Bélgica y se clasificó a las semifinales de la Copa del Mundo por primera vez en 24 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alejandro Sabella tenía sobre su espalda ayer una presión enorme. El estratega decidió modificar su alineación titular para hacerla más compacta. El riesgo que asumió con sus cambios, para liberar de responsabilidades a Lionel Messi y convertir a su grupo en un equipo, funcionó.

Argentina ayer jugó su partido más completo de Brasil 2014, en el momento en que más lo necesitaba. Para vencer 1-0 a una pálida Bélgica, y quebrar un maleficio de 24 años que perseguía a toda una nación que sufre con el tango y el fútbol.

Hace 24 años que los albicelestes no se clasificaban a las semifinales del Mundial. Cuando eso ocurrió, en Italia 90, Javier Mascherano, uno de los capitanes de este grupo actual de jugadores, escasamente tenía seis años de edad. Ezequiel Lavezzi, cinco. Messi, sólo tres años, los mismos que Gonzalo Higuaín. Ángel Di María, solo dos. Marcos Rojo, el jugador más joven de la plantilla, tenía apenas cuatro meses de nacido.

Para lograr su cometido y retornar a la senda en la que los dejó Diego Armando Maradona como jugador, Sabella apostó por introducir en su once titular a Martín Demichellis y Lucas Biglia, reemplazante de Fernando Gago en la mitad de la cancha. Ambos estabilizaron el equipo, haciéndolo más compacto y menos dependiente de Messi.

La influencia de ambos, aprovechando además que Bélgica en la primera parte salió a buscar el partido, hizo que Argentina por primera vez en todo el certamen jugara con comodidad. Con espacios. Y de esos lugares ofensivos que no habían percibido antes llegó el único tanto.

Higuaín, criticado por todos en su país, no desperdició la primera pelota que le quedó picando en el borde del área para rematar de primera con un derechazo a los ocho minutos del duelo y lograr el único tanto del compromiso. Luego el partido se tornó áspero, denso, en el terreno que le convenía a Argentina por su ventaja.

Al mismo tiempo, los belgas en la segunda parte se convirtieron de nuevo en el equipo espeso de la primera ronda. Ni Eden Hazard, ni Maroune Fellaini, ni el ingreso en la segunda parte del goleador Romelu Lukaku revivieron a los Diablos Rojos de su letargo, provocado por el buen funcionamiento de la media cancha argentina, que por primera vez en el torneo no tuvo que esperar a que Messi resolviera el partido para buscar trascendencia.

“Cruzamos el Rubicón”, dijo Sabella a la FIFA tras el final del partido; haciendo referencia al río italiano que tanto torturó al emperador romano Julio César antes de pasarlo, tomando muchos riesgos, como el DT sureño hizo ayer.

“Ahora se verá. Teníamos 24 años sin meternos en esta instancia, ahora Dios proveerá”. Para él y los suyos la espera terminó. Están en las semifinales del Mundial, y volverá a jugar siete partidos del torneo. Su suerte está echada.



Ficha técnica:

Argentina (1):

Romero, Zabaleta, Demichelis, Garay, Basanta; Mascherano, Biglia, Di Maria (Pérez, 32’); Lavezzi (Palacio, 71’), Messi, Higuain (Gago, 83’). DT: Alejandro Sabella.

Bélgica (0):

Curtois, Alderweireld, Van Byten, Kompany, Vetonghen; Witsel, Fellaini, De Buyne, Mirallas (Mertens, 60’), Hazard (Chadli, 75’); Origi (Lukaku, 59’). DT: Marc Wilmots.

Gol: 1-0, HIguain, 8’.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia).

Amonestados. Biglia (A); Alderweireld, Hazard (B).





@PabloAGarciaE