• Caracas (Venezuela)

Fútbol

Al instante

Falcón gritó Linda Barinas

El atacante levantó de sus asientos a la afición llanera en el último minuto |  AVS PHOTO REPORT

El atacante levantó de sus asientos a la afición llanera en el último minuto | AVS PHOTO REPORT

Zamora sufrió para obtener su segundo Clausura seguido, que ganaron con un tanto sobre la hora del líder goleador del torneo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El fútbol venezolano suele tener definiciones dramáticas, pero pocas, tal vez, con la intensidad que tuvo la de ayer. Zamora llegó a las 5:28 de la tarde sin ideas, con su delantero estrella malogrado y con todo en contra.

En San Cristóbal, a esa hora, Táchira tenía en sus manos, y sobre la mesa del Consejo de Honor, la posibilidad de lograr el título. Vencía 2-1 a Aragua, y con una decisión federativa favorable, podía pasar a sus competidores.

Mineros había ganado ya en Cabudare, por lo que si el ente de la Federación Venezolana de Fútbol no resolvía a favor de los andinos, ellos serían los campeones absolutos de la campaña.

20 minutos antes, a las 5:08 pm, Juan Falcón yacía desmayado sobre el césped del estadio La Carolina de Barinas. Un golpe en la cabeza, sufrido en la disputa de un balón cerca de una valla publicitaria, era el culpable de que la continuidad en el partido de la principal herramienta ofensiva del Zamora peligrara.

Falcón se repuso como pudo. Su estampa, aturdida, era la viva imagen de un Zamora inoperante y sin ideas, que ayer tuvo más bríos y corazón que claridad en su fútbol. Sucumbió dos veces ante sendos fallos defensivos en el primer tiempo, y Zulia, un rival incómodo, complicado y contundente; no lo desaprovechó.

Pero con el marcador empatado 2-2, a las 5:28 de la tarde, Juan Falcón apareció para revivir a Zamora. Recibió un balón de John Murillo desde la banda, lo mató con el pecho, cuerpeó contra tres zagueros, y con una media vuelta remató al arco del guardameta petrolero.

Su gol, el del 3-2 final, fue su decimoctavo de la campaña. La cifra lo dejó como líder goleador de la temporada e hizo explotar de algarabía a La Carolina, a un Noel Sanvicente desesperado como pocas veces, y a una ciudad que celebró su segundo Clausura corrido. Una fiesta de Falcón hasta Barinas, definida en la cancha, donde se deben ganar los torneos, que buscarán prolongar en la final contra Mineros, que se jugará a partir del próximo domingo.

@PabloAGarciaE

pgarcia@el-nacional.com