• Caracas (Venezuela)

Fútbol

Al instante

Colombia se ilusiona

Teófilo Gutierrez celebra su gol contra Grecia

Teófilo Gutierrez celebra su gol contra Grecia

El conjunto de José Pekerman venció 3-0 a Grecia con una gran exhibición de fútbol en Belo Horizonte en su estreno en Brasil 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Metropolitano de Barranquilla se bañaba de amarillo cada vez que jugaba Colombia en la eliminatoria. Una marejada que gritó y festejó cada gol de Radamel Falcao, el gran ausente ayer de una fiesta que se trasladó, idéntica, a Belo Horizonte.

En el Mineirao, el equipo de José Pekerman se volvió a exhibir. Como en sus mejores días del clasificatorio a Brasil 2014, el cuadro neogranadino tuvo inteligencia para manejar a su rival, Grecia, en este caso, y batirlo con contundencia.

Colombia ganó ayer 3-0 ante un contrincante que no ofreció demasiada resistencia, tanto en el apartado futbolístico como en el físico; y comienza a respirar ilusionada con la idea de volver, como en Italia 90, a los octavos de final de la Copa del Mundo.

El partido se encaminó muy rápido a favor de los neogranadinos. Pekerman prefirió utilizar a un solo jugador en punta, Teófilo Gutiérrez, y su estrategia de colocar a tres mediocampistas con llegada, Juan Guillermo Cuadrado, Victor Ibarbo y James Rodríguez, funcionó a la perfección.

Los cuatro desbordaron constantemente a los zagueros griegos, y convirtieron en un trámite el duelo, sobre todo en el segundo tiempo, después de que Gutiérrez anotó el segundo tanto para los colombianos.

Al barranquillero, escudero de Falcao en la eliminatoria, no le pesó tomar la batuta y asumir el protagonismo de su equipo. Cuadrado tampoco tuvo complejos. Un desborde suyo generó el centro que Pablo Armero remató a los cinco minutos del partido, para encaminar un duelo que por momentos revirtió la forma en la que los de Pekerman asumían el partido.


Cambio de piel. Colombia entonces entregó el balón al equipo griego, que nunca pudo hacerle daño a los suramericanos. Koné, Samaras y Gekas intentaron crear peligro pero siempre se encontraron con un armazón amarillo blindado por la presencia de Mario Yépez, ayer infranqueable en la defensa, y Cristian Zapata, amonestado desde temprano en el compromiso.

Sólo por arriba, a balón parado, pudieron hacer algo de daño los europeos, quienes sucumbieron luego en el segundo tiempo a la superioridad colombiana.

Reapareció el fútbol de toque preciso y las triangulaciones de antaño, y Rodríguez creció en su fútbol. Tanto, que buscó el gol casi con desespero hasta que finalmente, ya en el descuento, anotó el 3-0 cuando el Mineirao se había disfrazado de Barranquilla, y Colombia entera era una fiesta.

Pasaron 16 años sin que los neogranadinos disfrutaran de estar en un Mundial. Radamel Falcao, ayer en la grada, se perdió la fiesta por lesión, pero sus compañeros demostraron que al menos, en la primera instancia del torneo, su ausencia no dolerá. Colombia celebra y se ilusiona. Ahora quiere ser protagonista en un Mundial. 


Te vestiste de amarillo

La colonia colombiana en Venezuela esperaba con ansias volver a ver a su selección en una Copa del Mundo. Algunas zonas populares, donde abundan emigrantes del hermano país, ayer ligaban desde temprano con la idea de un lauro neogranadino sobre Grecia.

Así, Petare, Mariches, Palo Verde, y otras zonas de la capital se vistieron de color amarillo. “Hoy gana Colombia. 3-0, Grecia no es rival”, dijo Fausto, un buhonero de la redoma de Petare que ayer tenía una camiseta vieja de la selección amarilla.

En Mariches había mucha ansiedad. “Hoy la gente abre tarde. Colombia juega temprano, y esto está solo”, contó Marta, barranquillera quien habita en la zona, cuyo hijo pequeño cargaba una franela nueva del conjunto del país vecino.

En la autopista, Marco, vendedor de banderas vestido con la franela del Deportivo Cúcuta, contó que ayer hasta las 10:00am sólo había vendido dos, ambas precisamente de su selección. 

Todos los colombianos se vistieron de amarillo ayer. En Venezuela, Colombia y Brasil, donde pintaron de canario el estadio Mineirao de Belo Horizonte, y todos celebraron con el primer triunfo neogranadino en el Mundial.


@PabloAGarciaE

pgarcia@el-nacional.com