• Caracas (Venezuela)

Fútbol

Al instante

Caracas busca hoy una victoria que vale por un semestre completo

Renny Vega | AP

Renny Vega | AP

Si la oncena de Ceferino Bencomo gana en Brasil pasará a octavos por primera vez desde 2009

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Copa Libertadores Los capitalinos van contra Fluminense en Río de Janeiro 

Caracas llegó a Brasil con la llave para garantizar su supervivencia en la Copa Libertadores, en sus manos. Una victoria, por difícil que pueda parecer, es la consigna dentro del vestuario capitalino si desean seguir con vida en el torneo continental, y ayudar a enmendar un semestre que no ha estado a la altura de lo que esperaban en la Cota 905.

Para Ceferino Bencomo y su grupo, la tarea no será sencilla. Los caraqueños nunca han ganado en Brasil, y esta noche tendrán que enfrentar a un rival que también necesita ganar, y que anhela, como los venezolanos, el pase a la siguiente ronda: Fluminense.

El equipo de Abel Braga vino a Venezuela al comenzar la primera ronda y despachó, casi con displicencia a los locales, 1-0, con gol del hoy ausente Fred (sancionado).

Tampoco estará el colombiano Valencia, lesionado, por lo que Braga tendrá que recurrir a Rafael Sobis en el ataque por el goleador del Brasileirao pasado y de la selección brasileña, al tiempo que para este partido el estratega contará con Deco, quien no estuvo en la expedición carioca que vino a Caracas por lesión.

 

Una gesta poco vista. Caracas tiene el destino en sus manos, pese a que la gesta luce cuesta arriba. Sin embargo, el equipo se apoya en la capacidad de los capitalinos para hacer grandes partidos fuera de casa (ya vencieron en Chile a Huachipato 3-1 en esta edición del torneo), a la creatividad de Rómulo Otero, pretendido por tres equipos en Brasil, y al espíritu combativo de un equipo que ya tiene dos clasificaciones a octavos en su historia reciente.

La primera llegó en 2007, después de superar innumerables obstáculos, donde se incluyó jugar exiliados en Colombia contra River Plate, al que vencieron, tanto en Cúcuta como en Buenos Aires. La segunda se logró en 2009, el mismo año en el que el cuadro que en aquel entonces dirigía Noel Sanvicente llegó a cuartos de final.

En 2011 el  plantel capitalino estuvo cerca de entrar, sin embargo, falló en el último intento posible. Cayó en casa contra Velez Sarsfield 3-0, pese a que con el empate le bastaba para trascender a la siguiente fase. El equipo hizo una gran Libertadores, en la que habían ganado dos de tres duelos fuera de casa, ambos en Chile, a la Universidad Católica y a la Universidad de Chile.

Para el duelo de hoy existe la posibilidad de que Renny Vega regrese a la portería como titular del cuadro caraqueño, después de la lesión de Alaín Baroja. “Será un juego abierto, ambos conjuntos tenemos la necesidad de sumar los tres puntos para clasificar. Somos uno de los clubes más jóvenes del torneo, pero vamos a salir a buscar ese resultado positivo. Queremos hacer historia para el fútbol venezolano”, dijo Bencomo al departamento de prensa de la divisa.

Es por esto que para Caracas, la victoria de hoy (6:15 pm) en el estadio Sao Januario, vale tanto. Es retornar a las viejas glorias en un tiempo nuevo, y justo cuando más lo necesitan. 

Una sede diferente

El duelo de hoy se disputará en el estadio Sao Januario, donde juega habitualmente Vasco Da Gama. Ni el mítico Maracaná, sede de los partidos internacionales de Fluminense, ni el Enganhao (Estadio Olímpico Joao Havelange), casa regular de los tricolores en el torneo brasileño, estaban disponibles para disputar el compromiso del día debido a que ambos están siendo remodelados, tanto para el Mundial de 2014 como para los Juegos Olímpicos de 2016. 

pgarcia@el-nacional.com