• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El frontón rojiblanco arriba

Saúl celebró el único tanto de los colchoneros | Goal

Saúl celebró el único tanto de los colchoneros | Goal

Atlético de Madrid sacó rédito de un gol tempranero de Saúl y de su capacidad defensiva, para vencer 1-0 al Bayern Munich sacando ventaja en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Saúl Ñigúez se las ingenió para hacerse imprescindible para Diego Simeone. A sus 11 años, el oriundo de Elche, en España, decidió que quería ser futbolista y su familia, compuesta por varios jugadores profesionales de poco renombre, lo incluyó en la cantera del Real Madrid.

Saúl aguantó sólo dos años en la “Casa Blanca”, víctima del bullying y la competencia desmedida de los chicos de su edad por figurar en el equipo, donde ya estaban en la primera categoría Zinedine Zidane o Luis Figo.

“Pasaron muchas cosas extra deportivas que me impidieron quedarme ahí. Me robaban los zapatos, la comida, me pusieron castigos injustos. Siempre fui fuerte mentalmente, y sabía que al salir de ahí no se terminaba el mundo”, contó días antes de jugar en febrero el derbi contra los vecinos merengues.

Ayer, la mejor opción de Simeone fue llamar a Saúl. Como parafraseando el nombre del spinoff de la serie Breaking Bad, el argentino se aprovechó de un gol a los diez minutos de su mediocampista para apuntalar su estrategia, y colocarse en ventaja en la semifinal de la Liga de Campeones, donde ayer batió 1-0 al Bayern Munich.

Ñigúez tomó un balón cuando el duelo apenas llegaba a su décimo minuto, caracoleó para dejar a tres jugadores en el camino, incluyendo al central Javi Martínez, para patear la pelota con su pie izquierdo con delicadeza, para que la pelota tomase una curva que apenas pasó al zaguero y al guardameta Manuel Neuer, quien se estiró cuan largo es intentando impedir que el remate se colase pegado al poste derecho de la portería.

Con el 1-0, Atlético comenzó a soportar las embestidas del cuadro bávaro, que ayer careció de puntería y de claridad de cara al arco rival. Entre Thiago y Arturo Vidal controlaron la pelota, horizontalizando el juego con mucho toque de primera, característico del estilo de Josep Guardiola.

Pero el control de la esférica no representó más goles para su cuenta. Lo intentó Vidal de cabeza a centro de Thiago, también quiso Robert Lewandowsi, asediado ayer hasta el hartazgo por la dupla uruguaya de José María Jiménez y Diego Godín. Pero sus remates siempre saliero desviados, o se encontraron con algún zaguero.

Más cerca estuvo de convertir David Alaba, ya en la segunda parte, cuando el Bayern fue más incisivo en la búsqueda del gol, y el cuadro colchonero mejor se refugió en su reducto, intentando siempre golpear con un contraataque. El remate del lateral austriaco se estrelló en el larguero de la portería de Jan Oblak, en la ocasión más peligrosa del partido. Pero Atlético era un frontón, todo lo que le tiraron, rebotó.

Antonie Griezman y Fernando Torres tuvieron que sacrificarse para pegarse a ese bloque defensivo infranqueable. Sin embargo, el español por poco anota el segundo gol con un remate tras una escapada que desvió Neuer y que después rebotó del palo derecho de su arco.

Los de Guardiola siguieron intentando, con más posesión y remates de larga distancia, de Vidal, de Franck Ribery o Thomas Müller, pero todo fue infructuoso.

El muro de Simeone en el Vicente Calderón volvió a funcionar. “Lo intentamos, creamos las ocasiones como para que pasara, y no se nos dio. Queda la vuelta en casa, esperemos sea diferente”, dijo el catalán. Y a Simeone aún le queda recurrir a su hombre orquesta, mejor llame a Saúl.

“Hizo un golazo”

Diego Simeone alabó en rueda de prensa el trabajo de Saúl y de todo su equipo en el encuentro de ayer para sacar ventaja en la ida de las semifinales de la Liga de Campeones. “Saúl hizo una gran jugada individual. Él tiene un montón de variantes, puede jugar en distintos lugares, es muy completo y su tanto me pone contento. Lo que le pasa es consecuencia de su esfuerzo”, dijo. “Fue un partido emocionante, con sensaciones buenas, con un gran esfuerzo. En el segundo tiempo defendimos porque el rival hizo un juego muy bueno”, destacó. “Tengo la sensación de que hay partido. Será bonita la vuelta en un campo impresionante con un rival de gran fortaleza”, remató.