• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Hasta el final

Juan Arango jugará su último encuentro eliminatorio y luego tomará tiempo para decidir cuándo podría retirarse de la selección | FOTO AP

Juan Arango jugará su último encuentro eliminatorio y luego tomará tiempo para decidir cuándo podría retirarse de la selección | FOTO AP

La Vinotinto se jugará la última carta en la eliminatoria contra Paraguay (4:30 pm) a la que debe golear para seguir aspirando al Mundial 2014

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Venezuela bajará esta noche el telón de la eliminatoria en San Cristóbal al recibir a Paraguay (4:30 pm). Desde que debutara en Quito han pasado 736 noches, más de dos años de una carrera de largo aliento que llegó a tener a la Vinotinto adentro del lote de clasificados en ocho de las 16 jornadas disputadas hasta ahora.

Sin embargo, la derrota contra Uruguay echó afuera de ese grupo al cuadro venezolano. La caída sufrida en Chile puso tierra de por medio, al punto que ni siquiera la victoria contra Perú y otro posible triunfo esta tarde podrían bastar.

La Vinotinto regresará a San Cristóbal en donde tocó su punto más alto en esta eliminatoria tras derrotar a Bolivia en noviembre de 2011, lo que le hizo compartir el liderato con Uruguay y Argentina, fruto de un excelente arranque en donde se cimentaron los pilares de una ilusión que poco a poco se fue derrumbando. Luego, chilenos, uruguayos y ecuatorianos lograron robar puntos de suelo venezolano, unidades que hoy les sirven para estar dentro del grupo de clasificados.

Por múltiples razones -lesiones, tiempo y decisiones del entrenador- el equipo que saldrá a jugar hoy tendrá intérpretes y un libreto muy distinto a aquel de ese buen primer tramo.

Esta Venezuela tendrá el vértigo y el desparpajo de los bajitos Josef Martínez, Rómulo Otero y Yohandry Orozco. Un elemento desestimado por el propio técnico –salvo una excepción en Asunción- hasta hace cuatro meses cuando Uruguay triunfó en Cachamay. Aquella noche, el rival tenía unas características distintas y Venezuela también tenía más que perder.


Uno a uno. “Vamos a intentar hacer las cosas bien, como contra Perú y Paraguay”, avisó el capitán Juan Arango y puso como ejemplos los dos partidos en los que Venezuela logró el mayor volumen ofensivo. “Pero debemos estar más afilados”, avisó Oswaldo Vizcarrondo. Esa buena puntería será primordial para los objetivos de hoy, que son golear a los paraguayos y esperar que Ecuador y Uruguay no empaten en Quito, para que luego el derrotado en ese partido también caiga goleado en la última fecha. Una carambola que se ha convertido en el único camino por el que la Vinotinto podría llegar al repechaje.

“Primero debemos sacar los tres puntos, si luego se golea, pues mucho mejor”, advirtió Arango. “La gente está esperanzada de que ganemos con un alto marcador pero lo primero es arrancar con un gol”, apuntó Vizcarrondo con cautela.

Tras visitar 11 ciudades de todo el continente, hacer convivir a 53 jugadores diferentes durante estas 16 fechas y lidiar con la ilusión de clasificar convertida en presión, la Vinotinto llega hoy al final del camino de una larga eliminatoria con la expectativa de conseguir un objetivo y con la nostalgia de todas las despedidas.

“Después se verá”, dijo Arango. Las cuentas dirán si fue suficiente para clasificar. Él estudiará si se retira de la selección. César Farías analizará si sigue en el banquillo. Los finales son así, llenos de lágrimas. ¿Serán de alegría o de tristeza?


Apoyo a medias

Al igual que como ocurrió en Puerto La Cruz en la última fecha contra Perú, hoy Pueblo Nuevo no estará lleno. La empresa Main Event afirmó que ha vendido cerca de la mitad de los boletos, por lo que difícilmente se colmen los 40 mil puestos que tiene el parque tachirense. Pese a esa baja afluencia, la barra del Deportivo Táchira ya hizo los preparativos para desplegar una bandera que cubrirá todo el fondo sur del estadio, la cual ya fue mostrada en la visita de Bolivia, en noviembre de 2011.