• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Una final de detalles

Sami Khedira tendrá la responsabilidad de marcar a Lionel Messi. Gonzalo Higuaín levantó su nivel desde que anotó en los cuartos de final del Mundial | Fotos EFE

Sami Khedira tendrá la responsabilidad de marcar a Lionel Messi. Gonzalo Higuaín levantó su nivel desde que anotó en los cuartos de final del Mundial | Fotos EFE

Alemania tiene superioridad como grupo y en lo táctico, pero Argentina se aferra al determinante Lionel Messi para buscar la Copa del Mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Argentina y Alemania jugarán mañana la tercera final entre ambos en la historia de las Copas del Mundo. En el Maracaná uno de los dos tomará ventaja en este duelo particular. ¿Será para los suramericanos, apoyados en Lionel Messi? ¿Podrá el juego asociado de los europeos mostrar su superioridad? Acá veremos algunas claves para sacar un favorito.


Alemania
Fortalezas. Las sociedades que genera su esquema. Joachim Löw engranó al equipo en torno a una idea clara. Desde los cuartos de final, el estratega alemán encontró soluciones a los problemas que se le habían presentado en el Mundial: la imprecisión de Derek Boateng en el lateral derecho y su lentitud para el regreso la palió moviendo a Philipp Lahm a esa posición. Al meter a Bastian Schweinsteiger, liberó el genio creativo de Toni Kroos y le permitió a Sami Khedira pisar el área. Matt Hummels es inamovible en la defensa. La estabiliza. El ataque, con Mezut Özil, Thomas Müller y Miroslav Klose, es letal. Y el arquero, Manuel Neuer, es de los mejores del torneo. En la banca tiene armas peligrosas como André Schürrle, quien tiene tres goles. Un bloque compacto, que maneja muy bien lo táctico.  

Debilidades. La lentitud del centro de su defensa. Hummels tiene que multiplicarse para evitar que Boateng o Per Mertesacker le dejen espacios a los atacantes de Argentina. La tarea de Khedira será muy dura. No solo tendrá que aportar desde el desdoble ofensivo lo que siempre le da a su selección, también tendrá que tapar a Lionel Messi. Una labor en la que tendrá que sacrificar su aporte al ataque.

Ventajas. Lo psicológico. Alemania pareciera estar preparada para terminar de dar el golpe y ganar el Mundial. Cuatro semifinales seguidas así lo comprueban. Este equipo, además, conoce la victoria de primera mano. Muchos de ellos se alzaron con el título sub 21 europeo hace cinco años.


Argentina
Fortalezas. El momento de sus figuras. Javier Mascherano, Sergio Romero, Gonzalo Higuaín y Lionel Messi (a pesar de que no brilló contra Holanda) cargan con el peso de la albiceleste sobre su espalda. Una buena tarde de ellos en conjunto puede potenciar el trabajo de jugadores como Enzo Pérez, de gran partido en semifinales, o de Ezequiel Lavezzi, más obrero y sacrificado que en otras versiones. La defensa ganó en estabilidad desde que Martín Demichelis entró por Federico Fernández, en tanto que Lucas Biglia ayudó a que la salida del balón fuese más limpia que con Fernando Gago.

Debilidades. Alejandro Sabella pareciera haber encontrado el camino para un funcionamiento colectivo adecuado. ¿Suficiente para ganar el Mundial? Pareciera que no. Su conjunto sigue dependiendo exageradamente de la carga individual de sus piezas. Lo físico también será preponderante. Tienen un día menos de descanso, con más minutos en sus piernas (dos prórrogas y una tanda de penales), que los alemanes (un alargue, en octavos).

Ventajas. El trabajo grupal. Esta selección pareciera estarse divirtiendo con todo lo que está viviendo. Desde el primer día del Mundial se han visto fotos de todos reunidos en la concentración, siempre sonrientes, sin pleitos ni disputas. Un ambiente grupal sano es esencial para ganar un Mundial. La inspiración del equipo les da un aura optimista ante el reto de la final.


¿Quién gana?
Alemania tiene la ventaja. Por su trabajo colectivo y porque tácticamente hay argumentos de peso. No obstante, existe un factor X que puede cambiarlo todo: una gran tarde de Lionel Messi. Si el mejor del mundo entra con el santo de frente al Maracaná desbarata cualquier sistema y marca la diferencia.