• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“No hay excusas para no ser campeones”

Jiménez y el resto de las incorporaciones negriazules siguen entrenando

Jiménez y el resto de las incorporaciones negriazules siguen entrenando

El volante regresó a Guayana con la intención de coronar al equipo de su tierra, un objetivo que le ilusiona enormemente. "Vine aquí para hacer eso", dice

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando Edgar Jiménez dejó Puerto Ordaz hace 12 años, aún vivía en la casa de su familia en San Felix. Era un muchacho que hasta hacía un par de calendarios prefería el guante de beisbol a los tacos de fútbol. Era el hijo de Edgar Hernán Jiménez, un trabajador de Venalum, y de Elisa de Jesús de Jiménez, quien se ocupaba de la casa.

Fue a los 17 años de edad que el ahora mediocampista salió de su casa rumbo a Caracas, luego de ver en el periódico que estaban buscando nuevos jugadores jóvenes. En la capital terminó de formarse en una profesión a la que llegó tarde -a los 15 años de edad- pero explotó muy rápido. Creció como jugador y el mes pasado, regresó a Puerto Ordaz, ya no para visitar a su familia, si no para ser el fichaje estrella del actual Mineros.

-¿Cuál es su primera impresión del equipo?

-El grupo me acogió de buena manera, me ha hecho sentir como en casa. Hay una mezcla buena, de juventud con experiencia. Estamos trabajando duro porque vienen tres competiciones fuertes.

 -¿Dentro del equipo se siente presión por conseguir un título?

-El grupo está tranquilo, sabemos que el equipo se ha armado para ser campeones, que no hay excusas y que debemos ser campeones en todas las competencias que juguemos pero esa es una presión linda. Tenemos con qué afrontar esto porque tenemos un gran equipo, grandes jugadores en todas sus líneas.

-¿Qué significaría para un guayanés ser campeón con Mineros?

-Ser campeón con Mineros seria un objetivo muy grande, la alegría mas grande de mi carrera porque es el equipo de mi ciudad, el que veía en al cancha con mi padre. No tendría palabras, estoy aquí para buscar eso.

-¿Qué es lo que más le gusta del equipo?

-El buen trato de la pelota, este equipo va a depender de eso, va a apostar  a quitarle la pelota a los rivales y a tener mayor control. Porque tenemos muchos jugadores de buen pie, hasta los defensas tienen buen trato. A los otros equipos les va a costar mucho poder ganarnos. 

-¿Qué piensa cuándo ve a su lado a compañeros con tanto cartel?

-Es bueno rodearte de grandes jugadores, con nivel. Tipos como (Alejandro) Guerra o (Ricardo David) Páez, delanteros de primer nivel como (Richard) Blanco o (Zamir) Valoyes. Te dan mucha libertad para jugar, se las puedes dar a cualquiera redonda y sabes que te la van a devolver así.

-Ahora que nombra a Guerra, ¿ya están resueltos los problemas que alguna vez tuvieron?

-Siempre hemos tenido una buena amistad, incluso es el padrino de mi hija. Por años nos separamos, bueno él se separó porque se fue primero a Anzoátegui y luego acá a Mineros pero siempre hubo esa comunicación. Ahora nos reencontramos y estoy contento por eso, por estar de nuevo con un buen amigo.

-¿Cómo es el camerino de Mineros?

-Es agradable, hay una gran unión en el equipo. Se respira estar en casa, todos se llevan muy bien. Es un ambiente lindo, un camerino que aspira a ser campeón.

-A usted le gusta manejar la pelota, al igual que a su técnico. ¿Qué tan importante es coincidir en ese punto?

-Claro que ayuda, a él le gusta tratar bien la pelota y quisieron traer jugadores que también tuvieran buen trato. Todo el grupo es así, todos estamos compaginados y compenetrados para conseguir los objetivos a corto plazo. Nos trazamos ser campeones en todo, y lo podemos conseguir porque hay un muy buen equipo. También hay unos juveniles que se pierden de vista.