• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El estadio Arena Pernambuco está sin terminar a horas del España-Uruguay

Estadio Arena Pernambuco | AP

Estadio Arena Pernambuco | AP

El polvo reina en las instalaciones interiores, pasillos y zonas de circulación mientras en la gigante e improvisada sala de prensa el ruido característico de las teclas de las computadoras personales de periodistas de varias nacionalidades se mezclan con el de taladros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El estadio Arena Pernambuco se presenta sin terminar, con obreros trabajando en varios pisos y con obras claramente temporales a 24 horas de ser sede del primer partido del Grupo B de la Copa Confederaciones entre las selecciones de España y Uruguay.

Según pudo comprobar Efe en una recorrida por las instalaciones, varios obreros colocan una especie de sábana gigante a manera de dividir en dos la rampa exterior que une todos los pisos del estadio, construido especialmente para el torneo y que dentro de un año será sede del Mundial de Brasil 2014.

Colgada desde el techo con cuerdas, los obreros se afanan en perforar a mano el cemento para ubicar los ganchos sujetadores.

El polvo reina en las instalaciones interiores, pasillos y zonas de circulación mientras en la gigante e improvisada sala de prensa el ruido característico de las teclas de las computadoras personales de periodistas de varias nacionalidades se mezclan con el de taladros.

Restos de obra se pueden ver en pasillos, los pisos de cemento quedaron marcados con decenas de pisadas porque claramente fueron hechos contra reloj y sin respetar su tiempo de secado.

Las paredes de las tribunas, todas de hormigón gris, reclaman pintura a gritos. El campo del estadio tampoco luce en su mejor forma con espacios de verde amarillento.

En la zona de tribuna reservada para la prensa falta iluminación que los organizadores prometieron estará pronta para mañana.

La Copa Confederaciones se toma como un banco de pruebas, en todo sentido, de cara a la Copa del Mundo y en el Arena Pernambuco queda mucho por hacer para dejarlo al nivel que exige la FIFA en ese tipo de competencias.