• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La final de la NBA desde los banquillos

La serie está igualada a un triunfo por bando y esta noche se muda a San Antonio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aparte de ser conocidos por la primera sílaba de sus apellidos, los entrenadores que chocan en esta final de la NBA están en polos opuestos.

Y por supuesto que los dos posiblemente no estén de acuerdo con esa afirmación.

Erik Spoelstra, de Miami, viste con elegancia y es de estudiar las estadísticas. Gregg Popovich, de San Antonio, suele quitarse la corbata y mil veces preferiría hablar de vinos que de él mismo. Ambos son individuos que cuidan con recelo su intimidad.

“Es fácil hablar sobre las similitudes que tienen en contraste a sus diferencias”, dijo el analista de ESPN Jeff Van Gundy, ex técnico de la NBA. “Ambos van a estar en el Salón de la Fama. Ambos son respetados por sus colegas, y ambos tiene un grado de humildad que refleja el trabajo de entrenador en la NBA de la manera más positiva posible”.

Spoelstra dirigirá por tercer año seguido en una final y busca un segundo campeonato en fila. Popovich va por su quinto título, el último conseguido contra James y los Cavaliers de Cleveland en 2007, y podría igualar a Phil Jackson como los únicos entrenadores que han conquistado campeonatos en tres décadas diferentes.

Por ahora, sólo Jackson, Red Auerbach, John Kundla y Pat Riley, el mentor y patrón de Spoelstra en Miami, cuentan con cinco anillos como entrenadores.

“Quizás no lo muestro como se debe, pero es muy especial”, dijo Popovich luego que su equipo barrió a Memphis en la final de la Conferencia del Oeste. “No más estoy bien orgulloso de un grupo por el oficio del grupo durante toda la temporada para llegar a este punto y estoy seguro de que hemos sido un equipo al que se le había descartado como uno al cual su mejor momento era cosa del pasado”.

Spoelstra reemplazó a Riley hace cinco temporadas y suma el doble de victorias sobre los partidos que ha perdido. Le ha tocado lidiar con el circo de distracciones desde que el Heat adquirió a James y Chris Bosh para jugar junto a Dwyane Wade en 2010.

En cuanto a Popovich, tal vez no exista otro entrenador en la liga que más desprecie las entrevistas durante los partidos, las que suele hacerse al término del primero y tercer cuartos en los partidos que se transmiten a nivel nacional.

No es algo personal. Es que prefiere dirigir en vez de hablar. “Dice lo que necesita decir y listo”, dijo Duncan. “Es lo que he aprendido. Me mata de risa. Me parece tremendo. Como he hecho, va al grano. Dice lo que necesita decir y se va”.