• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Se entregó empresario argentino buscado por corrupción en la FIFA

Burzaco está "en perfecto estado" y permanece a la espera de determinar si queda en prisión o si se le concede el arresto domiciliario | Foto: EFE

Burzaco está "en perfecto estado" y permanece a la espera de determinar si queda en prisión o si se le concede el arresto domiciliario | Foto: EFE

Alejandro Burzaco, ejecutivo de Torneos y Competencias, fue acusado por la justicia estadounidense de asociación ilícita destinada a cobrar sobornos para la comercialización de mercadotecnia y publicidad de los campeonatos de la FIFA

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El empresario argentino Alejandro Burzaco, imputado en el caso FIFA por corrupción y con una orden de busca y captura internacional, se entregó hoy en la comisaría de la ciudad italiana de Bolzano (norte), informaron a Efe fuentes policiales.

Director ejecutivo de la empresa Torneos y Competencias de 50 años, cuya causa fue admitida por el magistrado argentino Claudio Bonadio el pasado 1 de junio previa petición de la Justicia estadounidense, llegó a la comisaría junto a sus dos abogados, de nacionalidad italiana y argentina. Burzaco se encuentra recluido en una celda de la comisaría de esta ciudad del norte italiano.

Burzaco está "en perfecto estado" y permanece a la espera de determinar si queda en prisión o si se le concede el arresto domiciliario en la ciudad italiana a la espera de que se proceda a su extradición.

Fue acusado por la justicia estadounidense de "asociación ilícita destinada a cobrar sobornos" para la comercialización de mercadotecnia y publicidad de los campeonatos de la FIFA.

Su causa la aceptó a trámite el magistrado argentino Claudio Bonadio el pasado 1 de junio, cuando apeló contra la extradición a Estados Unidos de Burzaco y de otros dos empresarios argentinos imputados en el caso por supuesta corrupción en la FIFA, Hugo y Mariano Jinkis, actualmente fugitivos.

El pasado viernes fueron registradas las oficinas de sus empresas por orden de Bonadio con el objetivo de reunir documentación que permita establecer el paradero de los acusados.