• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“No soy ni un enchufado, ni escuálido, soy Greivis Vásquez”

Vásques se ha unido a otros deportistas venezolanos con mensajes de paz desde Estados Unidos | Foto AFP

Vásquez se ha unido a otros deportistas venezolanos con mensajes de paz desde Estados Unidos | Foto AFP

El caraqueño admite que ha recibido críticas después de asistir a un acto del presidente Nicolás Maduro y pide paz para el país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El hecho de que Greivis Vásquez se haya presentado en un acto del presidente Nicolás Maduro cambió, a su manera de ver las cosas, la percepción de algunos fanáticos. La división política del país lo ha intentado arrastrar hacia uno de los dos polos. Pero él trata, como lo hace con sus regates en la NBA, escapar de sus perseguidores.

El caraqueño aprovechó hace dos semanas los días libres del Juego de Estrellas para viajar a Venezuela a resolver algunos asuntos personales; entre ellos, su pacto con Guaiqueríes de Margarita. En esos días, participó en el lanzamiento del Plan de Paz y Convivencia, en El Calvario, y estuvo junto con otros deportistas, como el grandeliga Jesús Guzmán y el semifondista Eduard Villanueva.

“Yo no soy político, la gente está muy sensible. Yo soy Venezuela”, dijo Vásquez por teléfono, en un tono en el que se percibe sinceridad y también preocupación por la situación del país.

A lo largo de su carrera, Vásquez nunca se ha querido vincular con gobernantes o partidos políticos, por lo que su asistencia al acto en el oeste de la capital tomó por sorpresa a la opinión pública nacional.

“Yo asistí al acto porque el mensaje del mismo era buscar la paz. Escuché todo lo que ahí se dijo, pero no dije si estaba de acuerdo o no. Sin embargo, la gente lo tomó por otra vía”, explicó. “Podría reunirme tranquilamente con Leopoldo López en un acto”.

Vásquez confiesa que ha recibido quejas e insultos, a través de las redes sociales. “La gente está muy emocional. No hay unión en Venezuela. Juzgan todo por la situación del país. Sé mis valores y mis principios. No soy ni un enchufado, ni un escuálido, soy Greivis Vásquez”, sentenció.

En sus zapatos, ha escrito mensajes de paz para el país, que se han visto durante sus encuentros con los Raptors de Toronto en la NBA. Como también lo hizo la estrella del Heat de Miami, Chris Bosh, y parte de los jugadores venezolanos que están en los campos de entrenamiento de las grandes ligas.

“Tengo una buena relación con el ministro del Deporte Antonio Álvarez”, interrumpió Vásquez. “Somos amigos, pero nuestro tema siempre es el deporte, es Guaiqueríes, nada más. Hay un dicho que es muy sabio: ‘Zapatero a su zapato’”.

Vásquez tiene en su agenda de metas un proyecto para promover en el país el básquet menor, impulsado también por su representante en Venezuela, Robert González. “Voy a lograr muchas cosas para mi tierra. No sé si ahorita, pero lo voy a hacer. Mi lucha va a ser en mi ámbito, sin ninguna conveniencia política”.

Desde el complejo de entrenamiento de los Raptors, en Canadá, el caraqueño, que se crió en la parroquia de Coche, entre los problemas que afectan a los venezolanos, como por ejemplo la inseguridad, aprovechó para enviarle un mensaje al país.

“Quiero seguir mejorando mi nivel para que el baloncesto sea una distracción para los venezolanos. Estoy seguro del trabajo que puedo hacer aquí para beneficiar a mi país”.


En buen momento. Vásquez ha subido su juego desde la pausa de mitad de temporada. En los últimos 6 encuentros, tiene promedio de 13,3 puntos por choque, siendo el jueves su mejor actuación de la campaña con 26 unidades, en la derrota contra Washington 134-129, en la que se quedó a un punto de igualar su marca personal de anotación (27).

“Ya estoy entrando en ritmo, me siento bien físicamente y estoy reaccionando como esperaba. Lo que rescato de ese juego es que voy recuperando la confianza. En verdad, no me puse a pensar lo del récord de puntos, he pasado momentos duros y lo que quiero es recuperar mi juego”, explicó el piloto.

El venezolano, de acuerdo con su entrenador, Dwane Casey, le ha dado buenos minutos a su equipo y ha contribuido para que el base titular, Kyle Lowry, tenga menos responsabilidad en la conducción y más protagonismo en ofensiva.

“Casey es un entrenador muy defensivo. Me ha ayudado mucho en mi lectura a la hora de marcar y eso se lo agradezco”, destacó el venezolano, de 27 años de edad.

Para Vásquez, lo mejor de estar en Toronto, es contar con la posibilidad de jugar en la postemporada. “Es un equipo ganador. Me recuerda a mi época en Memphis, en la primera campaña. Nadie daba nada por nosotros y llegamos lejos. Así es aquí”, recordó.

Ahora espera  conseguir un buen contrato al final de campaña, pues está en el último año de su acuerdo con Toronto. “Mi representante y mi entorno me comentaron que debía producir en esta segunda mitad y creo que eso estoy haciendo”, dijo.

Vásquez tiene promedio de 8,5 puntos y 4,3 asistencias en el papel de piloto suplente en esta campaña con Toronto, donde recibe 20 minutos por juego. El año pasado, como titular en Nueva Orleans, dejó una media 13,9 tantos con 9 asistencias en 34,4 minutos.

“Lo mejor de mi juego está por venir”, decretó el venezolano.