• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Un empate conveniente en San Siro

Messi disputa un balón contra el Milan / AFP

Messi disputa un balón contra el Milan / AFP

El Barça repitió por primera vez un once esta temporada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Barça y Milan sumaron un empate en San Siro (1-1), en un partido poco lucido que reafirma las aspiraciones clasificatorias de ambos equipos, después de un tanto inicial de Robinho que fue respondido por otro de Leo Messi, también en el primer tiempo.

La igualada deja a Barça al frente de la clasificación (siete puntos) y al Milan, segundo, con cinco al término de la primera vuelta del grupo de clasificación.

No por repetida, 6 enfrentamientos en dos años, el Barcelona aprendió la lección. Sabía el equipo azulgrana a lo que iba a jugar el Milan, incluso el técnico azulgrana lo había anunciado en la víspera. La idea era controlar la única arma que tenía el equipo de Allegri, las contras, y a las primeras de cambio, un error y los italianos ya estaban por delante en el marcador.

Será por respeto al rival o por asegurar la clasificación, pero en la primera cita grande de la temporada, el 'Tata' Martino se olvidó de las rotaciones. El Barça repitió por primera vez un once esta temporada -el mismo que goleó a la Real Sociedad (4-1)- con el convencimiento general de que este es su equipo de gala.

Bartra al banquillo; Cesc a su lado; en el campo -menos el lesionado Jordi Alba-, el equipo azulgrana que cualquiera elegiría para las grandes ocasiones y hoy era la primera. Seguramente las rotaciones no facilitan los automatismos y Mascherano, que no jugaba desde hace un mes por culpa de una lesión, no supo qué hacer en una acción sin peligro del Milan.

Recuperó Robinho, combinó con Kaká y entre los brasileños fabricaron el 1-0. Piqué no pudo medir bien la carrera y a los 9 minutos, el Milan se encontró con lo que buscaba y el Barça con lo que temía.

En el primer cuarto de hora, no hubo noticias de los azulgrana. Sin profundidad ni precisión, sin movimiento rápido de balón ni de piezas, el equipo de Martino andaba perdido. Todos los balones divididos eran para los locales, Neymar estaba anclado en la banda izquierda, Xavi e Iniesta no aparecían, a Messi no se le reconocía.

Sin creación ni recuperación, el Barça no tenía argumentos. Una falta lanzada por Messi al lateral de la red fue la primera aproximación para los azulgrana (m.19). Despabiló Neymar y el espíritu competitivo de Alves contagió al equipo.

En una recuperación de Busquets en el campo contrario, Iniesta habilitó a Messi y en ventaja el argentino no falló. El 1-1, en el minuto 23, lo cambió todo. El Milan parecía haber consumido su crédito y la inercia del juego le llevó a estar cada vez más cerca de su área grande.

Hasta el final del primer tiempo solo otro error del Barça, en una mala salida de Valdés en un saque de esquina, permitió una ocasión para el Milan, aunque para entonces, todas las opciones ya eran todas para los azulgranas.

En el cuarto de hora final, los azulgrana ya dominaron totalmente la situación. Jugaron con pases largos, destinados a las puntas. Messi tuvo una buena oportunidad, Alexis otra a pase de Xavi y Neymar, también. El brasileño desequilibró cada vez que recorría diagonales desde la banda y tuvo el 1-2 en un remate en el tiempo añadido del primer tiempo.

Cierto que el Barça manejó el partido en la parte final del primer tiempo, pero también que, con muy poco, el Milan llegaba al área azulgrana. Ocurrió en la primera acción de los locales en el segundo tiempo, con un pase al hueco de Muntari y un gran centro desaprovechado por Robinho (m.52).

Los de Martino ya tenían más el balón, ya jugaban más en el campo contrario y el Milan, con un 4-5-1, cada vez estaba más reculado, aunque las ocasiones no llegaban, la única fue por medio de Iniesta, en una gran jugada colectiva que no pudo concretar ante Amelia (m.54).

Allegri movió el alfil que le quedaba y puso en juego a Balotelli (m.65). En esos minutos se echó en falta el desborde de Neymar y también se constató que Messi, recién salido de una lesión, no tiene la velocidad de reacción de antaño.

El Milan esperaba, el Barça mantuvo la posesión y el partido sesteaba, más allá de una gran acción de Messi que regaló el tanto a Adriano, quien falló solo ante Amelia (m.70).

En el turno de réplica técnico, Martino, se decidió por poner en juego a Cesc (m.74) en lugar de Alexis y el Barça jugó con un pelotero más en el centro del campo. Después entró Pedro por un apagado Neymar (m.80), pero ya nada cambió. A unos y a otros les pareció bien el empate, una igualada que les deja con todas las opciones de clasificación