• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El emergente en la carretera: Y por fin, ¿quién gana la Serie Mundial?

El Emergente

El Emergente

De cerca o de lejos, todos en Estados Unidos siguen el clásico de octubre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El rubio y blanquísimo agente de policía habló en perfecto castellano: “Y por fin, ¿quién gana la Serie Mundial?”.

 

La placa en el costado izquierdo del pecho ponía “Ortiz”. Estaba claro el porqué de su pronunciación.

 

“Mi padre es español”, explicó el agente. “Y cuando llegó a Estados Unidos, se hizo seguidor del beisbol y de los Rojos de Cincinnati. Tony Pérez, Joe Morgan, Pete Rose, ya sabes, todos ellos”.

 

Coincidencia. Ahora la conversación podía girar alrededor de gustos compartidos.

 

“Ojalá el próximo año seamos nosotros los que estemos en la Serie Mundial”, prosiguió el agente, con notable dominio del tema, tratándose de un simple aficionado, a kilómetros de distancia de Cincinnati. “Nos faltó un primer bate este año. Quizás en 2013 tengamos ese primer bate con (Billy) Hamilton”.

 

Mucha gente en Estados Unidos sabe que el clásico de octubre se juega en estas fechas, aunque el rating de las transmisiones de TV no sea el más elevado. San Francisco está en la costa oeste y Detroit no es un mercado grande, como Chicago o Nueva York.

 

La ciudad, sin embargo, vive con pasión su primera Serie Mundial desde 2005.

 

Cerca del hotel, en el centro, hay una iglesia baptista, la Iglesia de Cristo de Detroit. Afuera, una pantalla invita a la misa dominical.

 

“Domingo, 8:15 am y 12:30 pm: la Sagrada Eucaristía”, pone el aviso luminoso.

 

Segundos después, el mensaje cambia: “Sábado, 8:13 pm: tercer juego de la Serie Mundial. ¡Vamos, Tigres!”.

 

“Creo que después de perder los dos primeros en San Francisco, Detroit está condenado”, soltó el agente Ortiz.

 

Puede ser. Pero puede que no. El beisbol tiene esa maravilla: una serie corta la gana cualquiera y ninguna diferencia es imposible de remontar.

 

Que lo digan los Medias Rojas de 2007, que perdían tres juegos por cero ante los Yanquis y terminaron ganando cuatro encuentros por tres.

 

Así que, por fin, ¿quién gana la serie?

 

Según los antecedentes, 81 por ciento de los equipos que se llevan los dos primeros en casa terminan con la corona.

 

Gracias a Dios hay un 19 por ciento restante que nos permite creer que, al final, cualquier cosa puede ocurrir.

 

Incluso con esta abrumadora ventaja que hoy tienen los Gigantes.