• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Un dolor de cabeza menos

Neymar recibe la roja antes de entrar al túnel que conduce a los vestuarios | EFE

Neymar recibe la roja antes de entrar al túnel que conduce a los vestuarios | EFE

Neymar fue expulsado el miércoles en la noche contra Colombia y se perderá el partido contra Venezuela. Su ausencia es la más sensible que puede tener Dunga, quien no ha podido hacer funcionar a Brasil sin el paulista

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Brasil ya no “joga bonito”. Desde hace años se convirtió en un equipo pragmático, dedicado a la marca y al roce, prescindiendo de la marca de fábrica que hizo famoso su juego y su fútbol, y que durante la década de los 60 hizo de este un equipo invencible.

Irónicamente, desde que renunciaron abiertamente a esta forma de ver el juego a principios de los 90, lograron llegar a tres finales de Copas del Mundo, y además ganaron dos títulos.

Pero la crisis de Brasil no es sólo de juego. La maquina creadora de fantasistas, ya no existe. El gigante amazónico ya no produce figuras. Hoy sólo Neymar entra en la categoría que en alguna época reciente ocuparon Ronaldo, Ronaldinho Gaucho, Leonardo, Rivaldo, Romario, Bebeto, o Careca.

Y el brasileño aún no controla su volátil temperamento. Colombia sacó los colores del crack del Barcelona, quien el miércoles en la noche se hizo expulsar tontamente al pegarle un pelotazo a Pablo Armero, cuando éste celebraba el 1-0 de los cafeteros sobre los canarinhos.

Pero no fue sólo el bolazo final. “El flojo desempeño de Neymar, irritable todo el partido, se dio el mismo día que la justicia española informó que lo ha acusado de corrupción privada y fraude”, comentó el diario Folha de Sao Paulo sobre el partido del 10 brasileño.

Neymar se defendió. Para él, los del problema son los árbitros. “Utilizan las reglas en mi contra”, expuso. “En la jugada final, hubo una confusión pero no necesitaba expulsar a todo el mundo. Recibí un empujón. Ni vi que me había echado. Yo agarro golpes y recibo amarilla, y luego una roja. Son cosas que pasan”, argumentó.

Ahora Dunga tiene un dolor de cabeza, mientras que la Vinotinto celebra. Tendrá que reorganizar a un equipo dependiente de su principal figura, sin contar con él para jugar contra Venezuela. Ayer Conmebol decidió suspenderlo por una fecha, a pesar de que al haber visto la roja directa, al volante le correspondían dos jornadas de sanción.

El ex volante central, campeón del Mundo en Estado Unidos 94, tendrá que echar mano de Pillipe Coutinho, volante del Liverpool de 23 años, quien viene de una campaña irregular y ha jugado poco con “Ou Scratch”.

La Vinotinto tendrá por delante un partido muy diferente al que se había previsto antes de comenzar la Copa América. Ante el Brasil más “terrenal” de los últimos tiempos, el cuadro de Noel Sanvicente se muestra como un perro con mucha hambre, que le muestra los dientes a la otrora invencible súper potencia del fútbol mundial. Pero Brasil ya no es tal cosa. La camisa amarilla hoy no se ve tan grande. Y sin Neymar por un arrebato infantil, mucho menos.