• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Le dio la vuelta a Margarita sin la necesidad de ver el trayecto

José Félix Gómez

José Félix Gómez

El sucrense encontró su modo de vida, a pesar de que un parásito le quitó un ojo y un accidente familiar le arrebató el otro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La vida le dio dos golpes inesperados. Uno a los 10 años de edad y el otro, 10 años después. Ambos fueron certeros para quitarle la oportunidad de observar la luz cada día, pero ello no le arrebató a José Félix Gómez las ganas de superarse y demostrarle al mundo que las barreras no existen, y fue con esas mismas ganas que el 09 de febrero completó el reto de darle la vuelta a la isla de Margarita.

“Quería demostrarle a todos que nosotros (Atletas con discapacidad) también podemos, fue un reto muy particular que me planteé y gracias a Dios lo cumplí”, relató el atleta de 24 años de edad.

Quizás esta hazaña pasó un tanto por debajo de la mesa, por efectuarse en medio del fervor de la Serie del Caribe, pero para Gómez y las casi 200 personas que lo recibieron en la caminería de la Playa La Caracola, en medio de la algarabía, aplausos y lágrimas, fue un momento apoteósico.

Para muchos, esa escena en la que pisó el punto final, con un beso y abrazo de Gómez a su esposa Brianys Rodríguez (con discapacidad visual desde el nacimiento), le quedó grabado en la memoria a quienes lo presenciaron. “Con amor y corazón todo se puede”, comentó el oriundo de Cumaná, pero que se considera un “ñero”.

Golpes

Por muy fuerte que pueda ser el recuerdo de la pérdida de su visión, José Félix lo tiene fresco en la memoria. Para él, fue el impulso para ser el atleta que es hoy en día.

“Cuando tenía 10 años me cayó un parásito en el ojo izquierdo, lo que se conoce como toxoplasmosis y perdí un ojo. Luego hace cuatro años, estaba ayudando a un amigo a arreglar a algo y justo en el último golpe, se le salió el destornillador”, relata y, toma un respiro y prosigue: “Empecé a sangrar, pensé que era la ceja. Al quitarme la mano, mi amigo gritó ‘no puede ser, te espiché el ojo’”. “Allí me dije ‘Señor, si es tu voluntad, yo la acepto’”, puntualizó el sucrense residenciado en Margarita desde hace 11 años.

Organización

Fadwa Hage, presidenta del club Margarita Runners y principal organizadora de la carrera Margarita 10K, confesó que esta travesía de Gómez es una de las más emocionantes que ha visto: “Creo que es el mejor ejemplo que existe para aquellos que pueden y muchas veces no lo intentan. Con la disposición, no hay nada que se interponga”.

El proyecto “Vuelta a Margarita” fue el primero que desarrolló la fundación Visión Sin Límites, que también preside José Félix, como todos conocen al corredor moreno de lentes oscuros y que cuando trota, lo hace al lado de otro corredor (conocido en la disciplina como lazarillo), atados por una especie de trenza en un brazo.

El trayecto lo cumplió en 13 etapas durante 16 días, entre el 25 de enero y 9 de febrero. En un principio, se había trazado una distancia de 195 kilómetros, pero terminó siendo de 196,810 kilómetros.

La etapa más corta fue de 10,64 km, mientras que la más extensa fue la quinta con 19,37 km entre La Restinga y El Robledal.

“Bordeamos toda la Isla. Cada etapa tuvo un sabor especial. Recuerdo aquella en la que estaba llegando y empezó a sonar la sirena de los bomberos del estado. También en una fue una niña que me acompañó y en otra las mujeres corrieron de rosado”, rememoró.

Con la promoción del evento, antes y durante la travesía, se recaudaron fondos para la citada fundación.

Pasos

Luego del incidente, en 2010, que le dejó sin visión, Gómez, el otrora practicante de karate do y aikido con casi 80 kilogramos, decidió no quedarse de brazos cruzados.

Practicó goalball y gimnasia, donde destacó en unos juegos especiales y allí fue que llamó la atención de Candelario Andancia, conocido en el ámbito nacional por decisiones como árbitro en el fútbol profesional, pero también como un corredor y preparador físico en la isla.

Andarcia lo invitó a que fuera un día a correr a La Caracola. Así fue.

Desde ese momento, el brazo derecho de Gómez  ha estado atado en varios kilómetros al brazo izquierdo de Andarcia, entre ellos unas cinco carreras 10K, así como un acuatlón.

“Por eso fue que decidí que la primera etapa de la Vuelta a Margarita fuera con Candelario y desde La Caracola, allí comenzó todo mi andar”, agregó.

“También debo agradecer muy especialmente a Luis Pérez, Lin Martínez, Yuli Tineo y Carlos Romero, quienes me acompañaron en todas las etapas”.

“La fundación Visión sin Límites -donde su esposa Brianys Rodríguez, es vicepresidente- nace porque decidí buscar esta alternativa para que las personas no pasen por lo que yo empecé a vivir como persona con discapacidad visual, con rechazos, falta de ayuda y una serie de cosas”, puntualizó.

Más retos 

La Vuelta a Margarita a trote, en 13 etapas, no parece ser el techo de José Félix Gómez, atleta con discapacidad visual. El sucrense residenciado en la isla de Margarita anhela darle la vuelta a la isla de Coche en kayak, como parte de un proyecto para recaudar fondos para la fundación que él preside. También, como reto personal, quiere participar un maratón.

EL DATO

José Félix Gómez desea ser periodista en un futuro. Llegó a iniciar la carrera en el núcleo de la Universidad Central de Venezuela-Nueva Esparta, pero la casa de estudios detuvo las clases. Espera retomarlo en lo inmediato.

Actualmente, funge como recepcionista en el diario Sol de Margarita. Con sus lentes oscuros deportivos, atiende con amabilidad a todos los que llegan a la sede del rotativo. Hace llamadas a los periodistas de planta y explica los instructivos de quienes desean colocar un aviso. La computadora que tiene asignada, funciona con un software de voz.