• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El desenlace de la final será marcada por los oficios en defensa

El quinteto del estado Vargas ha creado una barrera en la pintura que ha impedido las bandejas y clavadas de los saurios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luego de las dos primeras victorias de Cocodrilos de Caracas en la final de la LPB, Bucaneros de La Guaira cambió su estructura al incluir al nigeriano Alex Oriakhi junto al búlgaro Dejan Ivanov y contar con  dos importados grandes en la zona de la pintura. A partir de ese momento, cambió la tónica de la serie y el campo defensivo tomó mayor protagonismo que el juego con pelota.

En los deportes de conjunto, siempre se ha dicho que la defensa es la que ayuda verdaderamente a ganar los partidos, especialmente, en el baloncesto. Por ejemplo, en la final de la LPB, el quinteto dirigido por el español Luis Güil Torres optó por tener menos movilidad con la salida de Justin Carter, pero ganó fortaleza y presencia en los rebotes con los pívots provenientes de África y Europa.
 
Pese a que los litoralenses mostraron una mejor defensa con la mudanza de la serie al Domo José María Vargas, el entrenador ibérico sigue destacando que su equipo debe mejorar en los rebotes ofensivos y en disminuir las oportunidades para el rival. Por ejemplo, aunque La Guaira tiene a dos jugadores naturales del puesto 5, y Cocodrilos no tiene a ninguno, la diferencia en el tercer juego de la Final en cuanto a los rebotes, fue de tan solo dos capturas, a favor de los varguenses.
 
Aunque, Cocodrilos no se ha visto bien luego de cruzar la autopista que une a la capital con el estado Vargas, la presión sobre el balón la ha podido mantener. En el primer juego en el Domo de La Guaira, los saurios provocaron 22 pérdidas de balón por parte de los locales. Un factor que conoce muy bien el español Torres. “Ya no permitimos más de 90 puntos, pero todavía tenemos que bajar el número de las pelotas perdidas”, consideró el andaluz.  
 
Durante la serie en el recinto del litoral central, la humedad ha formado parte del juego de baloncesto. No obstante, Néstor Salazar no buscó ese factor como excusa, luego de perder el primero de la final que acabó con la racha de 8 victorias consecutivas que reunían los capitalinos antes de la mudanza. La final de la LPB, sigue sin una tendencia clara.