• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El defensor del proyecto de Anzoátegui estaba en casa

Tras la renuncia de Daniel Farías, el club le entregó las riendas a uno de sus asistentes: Juvencio Betancourt

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los que vieron jugar a Juvencio Betancourt cuentan que era uno de esos defensas capaces de meter la pierna fuerte pero también de salir tocando en corto desde la retaguardia.

Debutó en el Anzoátegui pero cuando el equipo bajó a segunda hizo maletas y peregrinó por Llaneros, Mineros y Táchira, hasta volver a Puerto La Cruz para retirarse. Se convirtió en entrenador y fue escalando hasta vivir en primera fila, desde el cargo de asistente, la alegría que significó el doblete para el club.

La semana pasada, tras la renuncia de un Farías que prefirió ir a entrenar a Táchira, el Anzoátegui decidió que el hombre idóneo para continuar al mando del club era Betancourt, un portocruzano de 40 años de edad, quien tendrá la misión de dirigir al conjunto después de que su anterior entrenador se llevara hasta cinco jugadores a San Cristóbal. "No quedamos tan desarmados", opinó con su voz ronca el entrenador, optimista, ya que en vez de fijarse en los que se fueron prefiere mirar a los que se quedaron. "Está Mirabal que no tuvo tantas oportunidades pero lo hizo bien cuando entró, Javi (López), Leo Morales, que es de los mejores del torneo en su posición, Evelio (Hernández), Fuenmayor que es importante y a Di Giorgi, que estará recuperado para el Clausura".

Su optimismo no tiene nada que ver con conformismo.

Aún siendo protagonista de los dos títulos de este último semestre, Teto, como conocen a Betancourt, quiere revalidar esa corona, ahora en un papel principal. "Si uno lo analiza, ve que lo que se logró es una proeza pero uno siempre quiere mejorar".

Preparado.Para Betancourt, esta será su primera experiencia a cargo de un equipo de primera división. Una misión que será aderezada con la participación en la fase previa de la Libertadores. Lo que para algunos entrenadores tarda 10 o 15 años en llegar, a él le tocará vivirlo en su segundo mes al cargo.

"Puede que sea extraño que mi cuarto o quinto partido como entrenador sea de Copa, pero me siento preparado", dijo.

Su estilo, aseguró, tendrá algunas cosas de su antecesor pero también llevará su sello.

"Tenemos ideas parecidas, muchas cosas quedan después de trabajar tanto tiempo juntos pero yo, por lo menos, no me caso con un sistema, me gusta adaptarme al rival". Una de los puntos que seguramente se mantendrá igual es la defensa.

"Mi trabajo como asistente era el manejo de los defensas y no nos iba tan mal, siempre fuimos de los menos goleados".

Una parte fundamental de ese plan estará en la capacidad del grupo para firmar los reemplazos para los jugadores que se fueron. "No creo que hagan falta mas de dos fichajes, quizás un delantero", adelantó.

Su idea principal es aprovechar la experiencia que tiene dentro de la franquicia para incorporar a varios jugadores de las categorías menores, futbolistas que ningún entrenador fuera de la institución podría conocer mejor que él, que tiene ya tres años dentro de la estructura del conjunto. Ese fue uno de las razones para que terminara siendo el elegido para defender el proyecto de un equipo que, a pesar de perder a la mitad de su exitosa base, confía en la capacidad y el optimismo de Juvencio Betancourt para seguir adelante.

A la espera de las directrices de Aristóbulo Istúriz

Las elecciones del domingo pasado afectaron directamente al Anzoátegui, que pertenece a la gobernación del estado.

Al tanto desde hace meses que Tarek William Saab dejaría su cargo, el equipo comenzó a preparar la transición. "Este es un conjunto firme, además es apetecible para cualquier posible comprador porque tiene muchos compromisos internacionales y muy buenos jugadores", opinó Betancourt.

Una vez electo Aristóbulo Istúriz, en el equipo esperan que se designe el nuevo presidente. Mientras tanto, el plantel sigue entrenando.

Sin embargo, las decisiones con respecto a las posibles incorporaciones se han retrasado hasta conocer las nuevas autoridades del club y, especialmente, la capacidad económica que tendrá el plantel, el cual siempre contó con un gran apoyo de parte del gobierno de William Saab.

Por su parte, el volante Giácomo Di Giorgi viajó a Dallas para entrenarse en el Athlete’s Performance, el mismo centro en el que entrenó la Vinotinto antes de la Copa América de Argentina 2011 y en el que Ronald Vargas se encuentra trabajando actualmente.

Di Giorgi espera estar recuperado para el inicio del Clausura.