• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

A cruzar los dedos

Los Leones vencieron ayer a los Bravos por 2-1 en el último compromiso de la ronda regular y ahora deberán esperar otros resultados para conocer su destino. Rezan a La Chinita por las victorias de las Águilas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La victoria que alcanzaron ayer los Leones del Caracas fue como su situación: apretada. En el último juego de la ronda eliminatoria y en la despedida de Bob Abreu, los capitalinos vencieron 2-1 a los Bravos de Margarita, para empatar a los Tiburones de La Guaira en el quinto y último puesto de la clasificación.

La única manera que los melenudos pasen directo a la postemporada es que los salados pierdan los dos encuentros que le restan frente a las Águilas del Zulua y que Lara también caiga en el último compromiso que le queda. Si Tiburones divide y Lara gana, habrá triple empate. 

“Fue un gran juego que necesitábamos para ponerle presión a La Guaira”, aseguró el manager Pedro López, que ahora se debe encomendar a Virgen de la Chiquinquirá al ligar un par de triunfos de las Águilas.

Aunque las condiciones estaban dadas para que la tensión inundara el estadio Universitario, el hecho de haber sido el último juego de Bob Abreu trajo un poco de festividad al escenario.

 “Esta victoria fue un regalo para Abreu. De verdad vivimos un día muy emocionante”, dijo Carlos Pérez.

Pérez dio el hit con el que Abreu desde segunda anotó la carrera que coronó la victoria en la parte baja del octavo episodio. El aragüeño se robó el show en su día, al ligar de 2-2, con par de dobles y una base robada.

"Fue un día bonito para todos. Una victoria, una despedida, creo que será un día muy especial para mí", aseguró quien se convirtió en el quinto pelotero de la franquicia que alcanza los 100 tubeyes de por vida.

Caracas conectó hasta 12 imparables, pero nunca pudo dar el golpe de gracia para dejar al rival tendido en la lona. Hasta 10 corredores se quedaron en las bases, de los cuales siete estaban en posición anotadora.

El abridor Shunsuke Watanabe lidió con lo apretado del marcador para volver responder con creces. El japonés solo permitió una carrera en 7.1 entradas, al mismo equipo que el pasado 17 de diciembre lo castigó con cuatro rayitas en cinco innings.

En esta ocasión, los margariteños se vieron indefensos ante el submarinista, quien recibió una sonora ovación cuando el López le quitó la pelota en la octava entrada.  

Ahora a la afición y jugadores del Caracas solo le queda sentarse frente al televisor hoy y mañana con un rosario en la mano, para ligar que la combinación de resultados les permita recibir el año nuevo con el último puesto de la clasificación.