• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“No creo que papá tenga que tomar la selección sin un consenso”

El futbolista Ricardo David Páez / Foto Ernesto Morgado

El futbolista Ricardo David Páez / Foto Ernesto Morgado

El volante, que espera comenzar pronto su carrera como DT, contó que conversó con Richard Páez sobre su vuelta a la Vinotinto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A Ricardo David Páez el fútbol le corre por las venas. Con el certificado de entrenador en sus manos, aprobado por la United States Soccer Asociation, Páez macera el siguiente movimiento de su vida: Entrenar.

Tal vez por aquello de que hijo de gato caza ratón; Ricardo desea trasladar su experiencia internacional al trabajo detrás de la línea. Un paso que confesó, aun le cuesta dar.

- ¿Qué lo llevó a tomar el curso de entrenador?

- Esta era una idea que venía pensando desde hace varios años. Cuando estuve en Grecia (PAS Giannina) y en España (Castellón), vi cosas, interpretaciones del juego tan distintas a la que me gusta, que decidí que tenía que dar este paso, y tratar de ser técnico como a mí me gustaría.


- ¿Y como es el DT que Ricardo David Páez quiere ser?

- Uno con ideales, que además respete un estilo. No me gusta el juego defensivo. Quiero ver equipos rápidos, de ataque, que presionen al rival. A veces en los entrenamientos me gusta ayudar a los técnicos y compartir mis ideas con ellos.

-¿Cuándo hizo el curso de entrenador?

- Ya terminé los cursos en Estados Unidos. Comencé en 2011, y el año pasado, en junio, me dieron ya el certificado como técnico.

- ¿Qué equipos admira de ese “fútbol ofensivo” que le gusta tanto?

- Mira, el Bayern Munich, el Barcelona de Guardiola, la España de Del Bosque. Son equipos que da gusto verlos. Y luego, analizar los detalles de lo que hacen. Pero yo me enamoré del juego de la Vinotinto en la que me tocó estar. Pasamos de ser ultra defensivos y de contragolpe, a tener un juego de ataque, donde logramos cosas que tal vez hoy parezcan poco, pero no lo fueron. En aquel momento, el que Venezuela ganara era una rareza. Hoy ya no lo es. Y que bueno que sea así, porque quiere decir que se creció.

- ¿Ve mucho fútbol?

- La verdad no tanto. Prefiero estar con mi familia. Ya no me gusta tanto ver el fútbol porque me aburre. Me gusta ver los detalles, analizarlos. Pero el fútbol que se practica hoy, tan defensivo, es aburrido.

- ¿Se ve distinto el juego cuando es entrenador?

- Bueno, no tanto así. El título de técnico es un papel. Como dije, uno empieza a tratar de ayudar a los entrenadores con las cositas que ve en la cancha, pero capaz por ahí son cosas de experiencia. El juego no cambia.

- Esto de ser DT es el principio del final de su carrera como jugador?

Uno tiene que ir viendo año a año como se siente. Yo todavía pienso que puedo ser útil. Pero de aquí a mayo no sé que pasará. Hay que ver también a donde apuntan las ambiciones. Hoy, como jugador, no tengo tantas cosas por cumplir como si las tengo como entrenador. Tal vez la Libertadores me haga quedarme un poco más, pero hoy, no sé.

- Su padre vuelve a estar en la palestra para dirigir a la selección. ¿Le gustaría acompañarlo, si se diera este escenario, en este nuevo rol?

- Voy a ser muy claro, y no tengo problemas en decirlo públicamente, porque ésta conversación la tuvimos papá y yo hace días. Él y yo vemos muchas cosas igual, pero también tenemos diferencias. Richard Páez es, a mí juicio, demasiado entrenador. Muy bueno. Tiene experiencia, ha ganado, tiene un recorrido. Y siento que no es bien valorado. Yo le dije que no tome la selección a menos que haya un consenso sobre su nombre. Si va a llegar en medio de una división, no. Él no se merece eso. Sí él se siente con ganas de volver, y lo hace, yo lo apoyaré a muerte, y estaré con él. Pero siento que lo perjudica la falta de consenso. Somos una familia que ama la selección, y daríamos todo por ella.

- En el futuro le gustaría seguir ese trazo de su padre por la selección, ¿no?

-  Claro. Pero uno tiene que ser muy respetuoso. Yo no he hecho absolutamente nada todavía como técnico, tengo todo por hacer. Y para estar ahí, se debe haber llegado a lo máximo. Chita (Noel Sanvicente) es el técnico más ganador del país, él merece también una oportunidad de estar ahí. Como él también hay otros. (Eduardo) Saragó, (Rafael) Dudamel.

- En su momento ayudó a romper una barrera como jugador al salir al exterior. ¿Esa es también una meta como DT?

- A las generaciones de técnicos jóvenes nos va a costar menos salir. Uno dejó muchos amigos fuera, y eso va a ayudar. No sólo a mí, a (Gilberto) Angelucci, a Dudamel. Claro, siempre hay que demostrar las cosas. En este deporte nadie te regala nada. Todo hay que ganárselo.