• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El costo de los estadios del Mundial Brasil 2014 está por las nubes

La Arena Corinthians, sede mundialista de Sao Paulo | FOTO AFP

La Arena Corinthians, sede mundialista de Sao Paulo | FOTO AFP

Más de 8.000 millones de reales se invirtieron en la construcción o remodelación de los 12 escenarios de la magna cita

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Seis años atrás, cuando Brasil fue escogido para acoger el Mundial de Fútbol 2014, el país apostaba por mostrar al exterior que también tendría una actuación impecable fuera del campo. Sin embargo, incidentes como la caída de la grúa que provocó dos muertes en el Arena Corinthians (Sao Paulo) el miércoles puede tener el efecto contrario al dar margen a las dudas sobre la capacidad real de Brasil para soñar con grandes eventos.

Por si no fuera suficiente con las tragedias humanas, el país también tiene una actuación cuestionable en cuanto a gastos para garantizar la infraestructura del Mundial. La mitad ya ha sido entregada y el resto está cerca de cumplir el calendario establecido por la FIFA. Pero, en el análisis de los gastos para construir o reformar las instalaciones, Brasil ya ha superado la suma que Suráfrica y Alemania desembolsaron para los dos últimos Mundiales.

El gasto para la reforma o construcción de los 12 estadios alcanza los 8.000 millones de reales (unos 3.400 millones de dólares), según el Sindicato Nacional de Arquitectura y de la Ingeniería, que realiza el seguimiento mensual de proyectos de la competencia.

En el Mundial de Alemania 2006 se gastaron 3.600 millones de reales (unos 1.500 millones de dólares) para el mismo número de estadios. En Suráfrica, en 2010, el valor aproximado fue de 3.200 millones de reales (casi 1.400 millones de dólares) para 10 estadios.

La previsión brasileña era que los gastos en estadios sumaran cerca de 5.400 millones de reales (2.300 millones de dólares), de acuerdo con el documento Matriz de Responsabilidades de 2010, que reunía costes y plazos estimados de cada ciudad-sede para la conclusión de las obras. Tres años antes, cuando el país fue escogido como sede, el valor estimado era de poco más de 2.500 millones de reales (más de mil millones de dólares).

Por esta razón en junio, durante la Copa Confederaciones, la población brasileña expresó su indignación.