• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Con la corriente a favor

En el estado Anzoátegui se practica el rafting desde el año 1993 y cuenta con un sinfín de opciones | Gonzalo Álvarez

En el estado Anzoátegui se practica el rafting desde el año 1993 y cuenta con un sinfín de opciones | Gonzalo Álvarez

En el estado Anzoátegui se practica el rafting desde el año 1993 y cuenta con un sinfín de opciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gonzalo Álvarez por mucho tiempo había contemplado el recorrido de la corriente del río Neverí, y un día sin pensarlo dos veces, tomó un bote de goma y lo lanzó a las aguas del Neverí, y el resultado fue una experiencia que estuvo llena de mucha adrenalina debido a la fuerte corriente que le dieron mayor emoción al trayecto. “Esta aventura motivó la incursión de familiares y amigos en la disciplina”, dijo Álvarez.

“Luego en 1993 surgió la idea de organizar el campamento Leche y Miel, ubicado en el estado Anzoátegui, y que tiene como principal atractivo el rafting. El campamento ofrece un sinfín de opciones para practicar la disciplina. Tenemos cursos de rafting para el que quiera especializarse y se imparte un pequeño taller para los turistas”, dijo Álvarez

En el recorrido por el cauce del río pueden participar seis personas por embarcación y la inversión depende del grado de complejidad. “Tenemos dos rutas una para principiantes de siete kilómetros con almuerzo y disfrute de las instalaciones, el costo por persona es de 680 bolívares y una ruta más extrema con 14 kilómetros con un nivel de dificultad de 3 y 4 en invierno. Este recorrido pasa por el salto Canaimita con almuerzo y disfrute de las instalaciones el precio es de 880 bolívares”.

Al consultarle si la disciplina cuenta con apoyo en el país Gonzalo Álvarez comentó que es una actividad como otras que no cuenta con el soporte necesario pero se llena de orgullo al comentar que poco a poco los jóvenes se han ido incorporando. “Ahora tenemos a nuestros hijos certificados internacionalmente como guías de rafting, mejor conocidos como triliders”.

¡El equipo ganador! El campamento no sólo se dedica a enseñar cómo sortear las corrientes, sino que también cuentan con un equipo que ha participado en competencias nacionales. “En el 2011 competimos desde la parte media del Neverí, en esa oportunidad quedamos en primer lugar. Queremos retomar la competencia de rafting anual por el río Neverí como un festival en el cual participen atletas de todo el país”.

Requisitos. Para realizar esta actividad los participantes sólo necesitan estar dispuestos a estar en contacto con el agua y vivir una aventura, debido a que la actividad no exige gran preparación física. Los implementos necesarios para la seguridad son: casco, chaleco y cuerdas de seguridad.

La práctica del rafting constituye una alternativa de recreación. Este deporte combina la actividad física con la observación, el trabajo en equipo y el disfrute de la naturaleza.

En el descenso de ríos existe una clasificación internacional, entre ellos la Clase I que son las consideradas muy fáciles. Aguas casi planas, muy poco turbulentas con olas pequeñas y totalmente navegables. Clase II con huecos y hoyos de no más de 25 centímetros, remolinos pequeños sin peligro alguno para un nadador.

La Clase III de dificultad intermedia con olas medianas de no más de un metro, remolinos de cuidado para un nadador y de alguna consideración para una embarcación. La Clase IV considerada difícil con huecos y olas de hasta dos metros, remolinos considerables para una embarcación. Pueden existir cascadas de consideración. La navegación requiere muy buena técnica y conocimiento del río.

Los niveles de expertos son la Clase V con olas y huecos de más de dos metros y cascadas de peligro. Requiere un grado de técnica experto y muy buen conocimiento del río.

Por último en la clasificación se encuentra la Clase VI. Considerada no navegable. La mayor parte de la actividad en descenso de ríos o rafting se realiza en las clases III y IV.