• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La copa del descontrol... y de los malos arbitrajes

La agresión de Jara a Cavani le ha dado la vuelta al mundo | FOTO AP

La agresión de Jara a Cavani le ha dado la vuelta al mundo | FOTO AP

El juego recio de las defensas, combinado con la permisividad y los errores de los árbitros han generado la pérdida de compostura de las grandes estrellas suramericanas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Infracciones al por mayor, ojos desencajados, manoseos inaceptables, insultos a árbitros y jueces de línea. La crispación de los jugadores, incluso de figuras consagradas, acostumbradas a la tensión de la alta competencia, ha sido una de las constantes de la Copa América.

Dos de los grandes astros del torneo, el brasileño Neymar y el uruguayo Edinson Cavani, quedaron afuera de la justa como consecuencia de su descontrol. Lionel Messi, Sergio Agüero y Javier Mascherano podrían perderse la final, si Argentina avanza a esa instancia y ven una nueva tarjeta amarilla en las semifinales frente a Paraguay hoy.

La misma situación enfrentaban antes del juego de anoche tres chilenos, incluido su jugador más creativo Jorge Valdivia y el lateral Mauricio Isla. Perú tenía a cuatro jugadores con una amarilla y Paraguay posee tres.

Todas estas amonestaciones se produjeron en los cuartos de final, ya que en la fase final del torneo no se toman en cuenta las que arrastraban de la primera ronda.

La explicación más común para el descontrol de los jugadores es un cóctel letal bastante problemático y podría obligar a replantearse muchas cosas en Suramérica: la impresión generalizada es que los jugadores pierden la compostura por el juego recio de las defensas, combinado con la permisividad y los errores de los árbitros.

“Vamos a tener que cambiar de actitud”, advirtió el domingo Alberto Lozada, miembro del tribunal disciplinario de la Conmebol que suspendió por dos partidos al zaguero chileno Gonzalo Jara por meter un dedo en el trasero de Cavani durante un partido por los cuartos de final.

El árbitro Sandro Ricci no vio esa provocación, pero sí el leve manotazo que Cavani lanzó al chileno y que pareció ni siquiera conectar. Jara se tiró al suelo como si estuviese lastimado, y el jugador uruguayo vio su segunda amarilla y fue expulsado.

Agüero, amonestado por el mexicano Roberto García por quejarse en el partido por cuartos contra Colombia, se mostró incrédulo por algo que le dijo el silbato. “El árbitro nos dijo, 'Esto es América, chicos'. No entiendo, parece que en Suramérica es otro el fútbol”.

Errores. Las fallas arbitrales incluyeron un penal dudoso por una falta contra Arturo Vidal que abrió las puertas el primer gol de Chile en la competencia, ante Ecuador (el árbitro fue Néstor Pitana, argentino); el silbato uruguayo Andrés Cunha ignoró un pisotón en el tobillo y golpe en la cara del colombiano Edwin Valencia al venezolano Ronald Vargas, que sangró por la agresión; anulación de un gol de Alexis Sánchez por una posición adelantada inexistente en el partido que Chile igualó 3-3 con México (Víctor Carillo, peruano) y una roja directa al venezolano Fernando Amorebieta por lo que pareció un pisotón sin intención al peruano Paolo Guerrero (Raúl Orosco, boliviano).

“No pido que nos den, pero que al menos no nos quiten”, declaró el técnico venezolano Noel Sanvicente después de ese partido.

“No nos tiene que preocupar lo que hace el rival sino los árbitros”, declaró por su parte el técnico de Argentina Gerardo Martino tras el incidente de Jara. “Nos preocupan los árbitros porque imparten justicia. Deben hacer lo que les corresponde, independientemente de cuánta gente haya y quiénes son locales”. “No entiendo a los árbitros”, comentó el técnico mexicano Miguel Herrera, quien atribuyó la eliminación de su equipo en la primera ronda a los malos arbitrajes. “No saben hacer su trabajo y vienen a culpar a los jugadores”.