• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El cerrador Justin Freeman quiere oír el escándalo del Universitario

Los primeros importados en llegar a la práctica del Caracas derrochan entusiasmo de pretemporada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Justin Freeman interrumpió la pregunta del periodista, con una sonrisa casi irónica. “¿Qué significa para ti ser pitcher de poder?”, inquirió.
Freeman y su compatriota Chris Schwinden fueron los primeros importados en practicar con el Caracas esta pretemporada. Saltaron ayer al diamante del estadio Universitario, con rutinas distintas.

El primero es relevista “y no requerirá de mucho tiempo para estar listo”, según el manager Rick Sweet, el hombre que por primera vez le habló de venir a Venezuela; el segundo es abridor “y hay que evaluarlo”, según el piloto, aunque el propio serpentinero proclama que “podría abrir el juego inaugural”, el 11 de octubre, y “hacer 100 pitcheos” contra Margarita.

Freeman aseguró estar deseoso de oír el escándalo del estadio Universitario.

“Me han hablado mucho de eso, del ruido que hace la fanaticada en esta liga”, señaló el cerrojo, que pertenece a los Rojos de Cincinnati y viene de lanzar en doble A. “Eso eleva mi adrenalina y me empuja a hacer mejor las cosas sobre el montículo”.

El derecho, que cumplirá 26 años de edad el 22 de octubre, salvó 16 juegos con 2.91 de efectividad y un WHIP diminuto de 0.96.

Schwinden tiene más experiencia, aunque acaba de soplar 26 velitas en septiembre. Ha lanzado en las mayores con los Mets de Nueva York las últimas dos zafras, pese a que la mayor parte de ese tiempo la ha pasado en triple A.

Dos compañeros en el norte le dieron señas de este circuito. Anhela probar si es cierto lo que le contaron.

“Josh Satin y Bubba Bell me dijeron que aquí la competencia es grandiosa y que el público es maravilloso”, confesó el abridor, otro derecho. “Hay muchos bateadores de grandes ligas o que han jugado allí”.

Scwinden hará hoy su primer bullpen. Serán unos 30 envíos con todos sus pitcheos: recta, cambio, curva y recta cortada.

“Estoy realmente en forma, he estado trabajando”, aseveró. “Por eso puedo decir que prácticamente estoy listo”.

Freeman notó el vuelo de los batazos en la práctica, pero no quiere hacer proyecciones.

“De todas maneras, no soy pitcher de poner a batear roletazos a los contrarios”, advirtió. “Yo lanzo mi recta. Y mi pitcheo de out es el cambio. También tengo un slider”.

Y sí, Freeman admite ser un pitcher de poder: “Lanzo la pelota a 93-94 millas por hora. Este año toqué 97”. Que se preparen las tribunas.

ElDato

Tanto Chris Schwinden como Justin Freeman dicen no saber nada de su fecha de salida y si se irán para el Día de Acción de gracias, en noviembre. “Ya veremos”, dijeron ambos.

Cabrera jugará

El manager Rick Sweet aseguró ayer que al inicio Ramón Cabrera verá acción junto a Jesús Sucre detrás del plato. “También será mi segundo emergente zurdo, después de (Raúl) Padrón”, señaló el estratega. Pero no lo usará como designado, rol que reserva a Padrón, Wilfredo Romero u otro veterano. Cabrera, un reputado bateador en las menores, llegó ayer a las prácticas. “No lo veamos sólo como un catcher ofensivo, también es buen defensor”, pidió Sweet. “Usaré todo lo que aprendí el año pasado”, prometió el prospecto, hijo del slugger Alex Cabrera. “La experiencia me ayudará a estar más relajado. Vine temprano, para acoplarme a los lanzadores, y estoy contento de que Sweet sea el manager”.