• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Más cerca del sueño

Odubel Herrera continúa de buenas con el madero | Foto AVS Photo Report

Odubel Herrera continúa de buenas con el madero | Foto AVS Photo Report

Tiburones de La Guaira se colocó a dos juegos y medio de la clasificación con su quinto triunfo al hilo, esta vez contra un rival directo como Cardenales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cinco, se lee cinco. Tiburones de La Guaira acumula un quinteto de victorias consecutivas y ahora la clasificación no luce tan utópica como hace unas semanas. Gracias a su triunfo de ayer contra Cardenales de Lara conpizarra de 7 a 2 en el Universitario, los escualos se colocaron a dos juegos y medio de los crepusculares, quintos en la tabla y con el último cupo al Round Robin.

El out en segunda base a Luis Valbuena en su intento de extender un sencillo evitó que la carrera de Guilder Rodríguez desde la inicial abriera la cuenta, jugada clave para el manager Buddy Bailey, ya que evitó que los pájaros rojos picaran adelante en ese primer inning.

Acto seguido, Tiburones no perdonó. Odubel Herrera continúa de buenas con el madero y con tubey pegado a la raya de primera trajo desde ese cojín a Carlos Sánchez. El propio Herrera anotaría desde tercera con elevado de sacrificio de Alex Cabrera.

Ese par de carreras aunadas a la labor monticular de Ramón Ramírez (cinco episodios y dos carreras) fueron claves en el lauro. “El trabajo de los lanzadores hoy fue de gran nivel y eso le permitió a la ofensiva laborar con poca presión encima”, dijo Bailey. “Ramón Ramírez ha lucido muy bien desde su llegada al equipo y no hay duda de que fue un acierto su incorporación al equipo.

Ramírez dominó a una de las ofensivas más equilibradas de la LVBP “montándome sobre la zona de strike y dominar las esquinas, con la ayuda de José González. Mantuve los pitcheos bajitos”. Justamente González impulsó dos carreras claves en la cuarta entrada y en la sexta.

El grandeliga Bryan Villarreal se estrenó en el noveno acto con una demostración de fuerza y control. “Se vio con poca confianza al comienzo, como que no se lo creía, pero le tomó poco tiempo agarrar el hilo y una vez que lo hizo, sencillamente fue imparable”, sentenció el piloto, quien agradece la llegada de un brazo como ese para el bullpen.