• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El campocorto González estuvo perfecto desde el montículo

Alberto González / Henry Delgado

Alberto González / Henry Delgado

Joe Girardi confiaba en lo educado del brazo del infielder zuliano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alberto González, conocido por tener ese gen característico del venezolano para defender con elegancia el campocorto, tiene un episodio bien anecdótico para contar por el resto de su carrera: lanzó en un juego de grandes ligas… no sólo se montó en el morrito, sino que retiró al único bateador que se enfrentó.

“Es la primera vez que me subo a un montículo desde las Pequeñas Ligas, fue algo curioso, pero lo disfruté e hice el trabajo”, le declaró el infielder zuliano al diario La Verdad, luego del encuentro en que los Yanquis de Nueva York perdieron 12-2 con los Marineros de Seattle.

Con dos outs en la pizarra y un corredor en base, el piloto de los neoyorquinos (Joe Girardi) se dirigió al umpire principal para anunciar un cambio. Esta es la típica escena en la Liga Nacional, cuando un estratega va a traer un relevista y a su vez un jugador de posición para que éste batee en el turno del lanzador. Pero, este no era el caso; era un encuentro de la Americana.

Más escepticismo causó el hecho que, en el bullpen de Mulos no calentaba nadie. Cuando Girardi emprendió su rumbo a la lomita para quitarle la pelota a Brett Marshall (que llevaba 108 envíos), el dirigente apuntó a González y éste sabía que algo raro ocurría.

“Él (Girardi) me preguntó en el dugout si podía lanzar. Yo le dije: ‘Yo puedo hacer de todo’”, narró el marabino a La Verdad. “Me sentía Mariano Rivera”, expresó en alusión al estelar cerrador panameño de los rayados.

El zuliano retiró a Robert Andino con un elevado al jardín derecho, para el último out del noveno tramo. Realizó cinco envíos, todos en recta entre las 79 y 83 millas; aunque Mlb.com los registró como pitcheos en cambio, seguramente por la velocidad.

Al concluir el encuentro, Girardi -quien fue un receptor con buenas credenciales defensivas en sus años de pelotero- apuntó que se decantó por González por considerar que los defensores del campocorto son los jugadores que tienen el brazo más educado en cuanto a la puntería.

“Deduje que era el hombre adecuado”, agregó el timonel. “Estábamos abajo por 10 carreras y sólo necesitábamos un out. Creo que hice lo correcto, no era necesario llamar al bullpen”, justificó.


Lista. De no lanzar más en el mejor beisbol del mundo, Alberto González se retirará con efectividad de 0.00 como pitcher. De los 122 jugadores venezolanos que han subido a un morrito en las mayores, sólo nueve no recibieron carreras limpias. El joven Gregory Infante es uno de ellos y aún está activo en las ligas menores.

Con González, son ocho los jugadores de posición criollos que en -al menos en una oportunidad- actuaron como lanzadores. Los otros, son: Víctor Davalillo, César Tovar, David Concepción Álvaro Espinoza, Luis Salazar, Tomás Pérez y Wiklenman González.


"El Rey" Concepción cuenta su experiencia

David Concepción aún recuerda aquel juego del 3 de junio de 1988 como si fuera ayer. Ese día, “El Rey” -cinco veces ganador del Guante de Oro como campocorto en la Liga- Nacional- lanzó 1.2 entradas.

“Pete Rose (el manager) me dijo en el dogout ‘necesitamos un lanzador’ y le respondí ‘yo mismo soy ¿donde está la pelota?’”, narró por teléfono el aragüeño, que jugó durante 19 campañas seguidas con los Rojos de Cincinnati.

El 3 de junio de 1988, la “maquinaria roja” perdió 13-5 con los Dodgers. Permitió dos imparables, sin carreras y abanicó a un bateador. “Estaba emocionado, lancé de todo”, expresó.

“Los campocortos tenemos el brazo adecuado, ni te imaginas la cantidad de veces que debemos lanzar perfecto a una base. Además, cuando calentaba uno practicaba de pitcher y hacíamos competencia de quien lanzaba más strikes”, puntualizó.