• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El cambio de aires le devolvió la confianza a Ángel Chourio

Chourio fue una de las piezas más importantes de Mineros en el torneo | FOTO: AVS PHOTO REPORT

Chourio fue una de las piezas más importantes de Mineros en el torneo | FOTO: AVS PHOTO REPORT

El maracayero recordó que en 2010 se le escapó el Apertura por un punto, por lo que disfrutó ganar con Mineros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tarde del domingo 12 de diciembre de 2010, a las 6:00 pm, Ángel Chourio se arrodilló en el césped maltrecho del Brígido Iriarte, y rompió en llanto. Real Esppor había ganado 2-0 a Yaracuyanos, y se quedó apenas a un gol de celebrar su primer torneo corto en la historia, justo tras la llegada de Noel Sanvicente.

Ángel Chourio, la tarde del domingo 15 de diciembre de 2013, vivió una sensación de revancha con la vida, que disfrutó. “En ese 2010 fui el mejor jugador de esa temporada, marqué 21 goles, me fue muy bien. Pero quedó esa espinita. En ese momento lo dije, cambio todos los premios individuales, por un título”, comentó tras el final del partido en el que Mineros venció a Lara y se alzó con el Apertura.

“Hoy puedo celebrar, y estoy muy feliz. Me desquité”, destacó un eufórico Chourio. “Cambio todo lo bueno de 2010 por esta campaña más discreta, de tres goles, en la que al final gané un título”.


El año del cambio. “Este fue un torneo espectacular”, relató el volante maracayero, que llegó a Mineros en junio de este año después de pasar por Táchira y volver al Esppor/La Guaira. “Mis compañeros y el cuerpo técnico, me llenaron de confianza para retomar el nivel de juego de hace tres años”, contó.

“Hoy puedo estar 90 minutos corriendo, defendiendo, atacando, tirando pases de gol, llegando al arco. Sólo espero que esto se mantenga muchos años”, añadió.

“Desde que me llamó, Richard Páez me llenó de confianza”, resaltó el atacante. “Y al llegar aquí, con su discurso, me ayudó a rencontrarme, a ganar mucho de eso que se había perdido. Él me dijo que quería ver a otro Ángel Chourio, a alguien con tranquilidad para jugar, que fuese más un diez que un jugador de banda”, contó sobre su relación con el DT.

“Y también está el aporte de mis compañeros”, agregó Chourio. “Ver a Ricardo David jugar, la claridad de su visión, me ayudó mucho también a desarrollar otras áreas que antes no aprovechaba”.

“Estoy especialmente agradecido con Richard Páez", reiteró. "El título es para mi hijo y para mi familia. Le doy gracias a Dios por lo que estoy viviendo, y a lo que el profesor (Páez) hizo por mí”, remató.