• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Hubo calor y un gran ambiente en el Olímpico

Las aficiones de ambas oncenas estuvieron entregadas a aplaudir, gritar y vitorear a sus respectivos equipos | Foto William Dumont

Las aficiones de ambas oncenas estuvieron entregadas a aplaudir, gritar y vitorear a sus respectivos equipos | Foto William Dumont

El Caracas-Táchira vibró desde temprano, con las barras entregadas a apoyar a sus equipos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ayer a mediodía, Caracas era un hervidero. 36 grados centígrados de temperatura, con un calor sofocante que al entrar al estadio Olímpico se multiplicaba por tres. El coso  universitario volvió a ser el infierno rojo de otrora, lleno de colorido y alegría, recordando aquellas noches de la Copa Libertadores de 2009.

Un ambiente increíble, con las aficiones de los de la Cota 905 y la de Táchira, entregadas a aplaudir, gritar y vitorear a sus respectivos equipos, así como a insultarse mutuamente, sin llegar, en las primeras de cambio, a mayores.

Mucho influyó el fuerte dispositivo de seguridad alrededor del estadio. Hubo 1200 efectivos entre Guardia Nacional, policías y seguridad privada para el cuidado de los aficionados, así como también cuatro puntos de control sobre los autobuses de los aficionados del Carrusel Aurinegro, donde los cuerpos de seguridad del Estado decomisaron armas blancas y bebidas alcohólicas, lo mismo que a las puertas del estadio con los del cuadro caraqueño.

Sin elementos de perturbación para el orden público, los fanáticos se centraron en apoyar y calentar la temperatura del partido desde temprano, con cánticos donde ambos hacían referencia a sus equipos, a minimizar al rival, a intentar despertar el ánimo de sus respectivos equipos.

Al final, más allá de que sólo una afición pudo celebra, el espectáculo en la cancha no defraudó y aunque sólo hubo un ganador del Clausura, el torneo, de pobre rendimiento futbolístico, se cerró con una gran fiesta.