• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

En busca del milagro

Sin el goleador Salomón Rondón, ausente por lesión, la Vinotinto intentará lo imposible | FOTO LEO RAMÍREZ

Sin el goleador Salomón Rondón, ausente por lesión, la Vinotinto intentará lo imposible | FOTO LEO RAMÍREZ

En todas las eliminatorias de Conmebol, ningún equipo ha clasificado con una combinación similar a la que necesita la Vinotinto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Hay que ganar y luego pasará lo que tenga que pasar. Debemos hacer nuestra parte, sería muy triste que la otra parte se dé y que nosotros no hagamos lo que nos corresponde". El análisis de Luisma Seijas es sincero. El volante sabe que la cadena de resultados que Venezuela necesita para clasificar al Mundial es improbable pero que lo único que pueden controlar ellos es el partido contra Paraguay del viernes. Después verán.

La Vinotinto está a solo tres puntos de Uruguay y de Ecuador, pero ambos tienen un partido más por jugar que los venezolanos. Además, ellos cuentan a su favor con ventaja en el primer criterio para decidir posibles empates, que es la diferencia de goles. En ese renglón, Venezuela tiene -6, mientras uruguayos y ecuatorianos tienen 0 y +4 respectivamente.

El camino es angosto. Venezuela debe golear a Paraguay para igualar los 22 puntos que tienen sus dos rivales y comenzar a recortar terreno en la diferencia de goles. Luego debe esperar que ecuatorianos y uruguayos no empaten en el partido que los enfrentará el viernes en Quito. Y por último, que el equipo que caiga derrotado en esa fecha, sea goleado también en la última jornada en la que Ecuador visitará a Chile y Uruguay recibirá a Argentina. Cualquier mínimo cambio en esa cadena de resultados dejaría a la Vinotinto afuera del Mundial de manera definitiva.


Sin referencias. Desde que en 1954 Suramérica comenzó a organizar procesos eliminatorios para clasificar al Mundial, nunca un equipo ha avanzado a la Copa del Mundo con una carambola como la que necesita la Vinotinto hoy.

En la eliminatoria para Corea y Japón 2002, Colombia se quedó a un gol de completar una empresa similar. A falta de dos fechas, el equipo colombiano tenía 21 puntos, cuatro menos que Uruguay. Los charrúas empataron en esas dos fechas con Ecuador y Argentina, con lo que llegaron a 27 unidades, las mismas que su rival que quedó adentro del grupo de clasificados por tener apenas un tanto más en la relación entre anotados y recibidos. Ni siquiera el 4-0 que le propinaron los colombianos a Paraguay en la última fecha en Asunción les bastó.

Con el actual formato, ningún equipo ha llegado a la última fecha en la zona de clasificación y no ha asistido a la Copa del Mundo. En la eliminatoria para 2010, Ecuador perdió el cuarto lugar dos fechas antes al caer con Uruguay y en la última jornada con Chile.

En 2006, Colombia resbaló contra Uruguay en la penúltima jornada y cedió su quinto lugar. En 1998, Chile le arrebató el cuarto lugar a Perú, venciéndolo en la penúltima jornada por 4-0.

Incluso con el formato anterior -el cual se utilizó hasta 1994-, jamás un equipo entró al Mundial de la manera que necesita Venezuela. En esa última edición, Bolivia aprovechó la derrota de Uruguay en Río de Janeiro con Brasil para romper el empate que les unía y, tras igualar con Ecuador, clasificar al Mundial en la última jornada. O los casos de Uruguay y Chile en 1974 y 1966 respectivamente, quienes ganaron a sus últimos partidos por goleadas, lo que les permitió empatar el primer lugar de sus grupos y avanzar por diferencia de goles.


Un caso en el mundo

Si en Suramérica jamás se ha visto una carambola de esa magnitud, el resto del mundo apenas cuenta con un caso similar. En la eliminatoria para Estados Unidos 1994, Japón llegó como líder de su grupo hasta la última fecha, en la que debía visitar a Irak, que estaba empatada en el penúltimo puesto.

Sin embargo, un gol en el minuto 90 del suplente Jaffar Salman en un tiro de esquina llevó al cuadro iraquí a empatar el juego aquella tarde (2-2), lo que le permitió a Arabia Saudí escalar hasta el primer lugar tras derrotar a Irán (4-3) y llevó a Corea del Sur a apoderarse del segundo cupo al Mundial luego de vencer 3-0 a Corea del Norte.

En otros casos, los equipos que han conquistado su cupo en la última fecha, siempre se han enfrentado a rivales directos, por lo que no han tenido que depender de resultado alguno.