• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Se busca finalista

La albiceleste aspira a celebrar nuevamente en Estados Unidos | FOTO EFE

La albiceleste aspira a celebrar nuevamente en Estados Unidos | FOTO EFE

Argentina y Estados Unidos se retan en Houston para dirimir cual será el primer equipo en clasificarse a la final de la Copa América Centenario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La de esta noche en el NRG Stadium de Houston no es la típica batalla entre el norte y el sur. Esta vez, Estados Unidos parte en desventaja. La potencia del mundo es el equipo chico. Llega mermada, sin cuatro piezas importantes y en inferioridad de condiciones.

Argentina se pavonea con la seguridad de que tiene la superioridad en nombres y argumentos futbolísticos, y además, tiene a Lionel Messi. Su ventaja es aplastante.

Pero, esta noche, el equipo de las barras y las estrellas intentará hacer un milagro. Los dirigidos por Jürgen Klinsmann se emocionan con la posibilidad de jugar la final de la Copa América Centenario, “su” torneo, pero para ello deben dejar en el camino al conjunto de Gerardo Martino.

“No le tenemos miedo a Argentina”, aseguró el estratega alemán del cuadro norteamericano. “Ya nosotros pusimos en apuros a la selección de Portugal en Manaus en el Mundial 2014, sabemos cómo es jugar contra este tipo de equipos. Ganábamos 2-1, y pudimos hacer un poco más. Si repetimos eso, y lo llevamos más allá, creo que podremos hacer algo muy importante”, argumentó el DT.

Sin embargo, para aquella tarde de hace dos años, Klinsmann contó con todo su plantel. Ahora tendrá que reponerse a las bajas de los jugadores con más ida y vuelta de su plantel, Jermaine Jones y Alejandro Bedoya, al tiempo que tampoco podrá contar con Bobby Wood, de gran partido en los cuartos de final contra Ecuador, donde vencieron 2-1.

En cambio, si estará su pieza más importante en el ataque, Clint Dempsey, pero el problema de Klinsmann será cómo alimentar al atacante del Seattle Sounders.

En la acera de enfrente, Martino se toma todo con calma. Su recorrido hasta ahora ha sido tranquilo en el torneo. Salvo, quizás, la última media hora del duelo inicial contra Chile, y el cierre del primer tiempo contra Venezuela, donde se desnudaron las fallas del conjunto albiceleste en la zona defensiva; el tránsito por el campeonato ha sido un viaje lleno de rosas.

“Estoy muy orgulloso de este equipo”, alcanzó a decir el estratega rosarino a su llegada a la localidad texana en la que esta noche se jugará el decisivo duelo. “Este plantel jugó en los dos últimos años los partidos más importantes, y habrán jugado 19 encuentros de eliminación, donde en la mayoría les fue bien y les fue mal sólo en los dos más importantes. Ellos vienen y renuevan las ilusiones y lo hacen con confiabilidad, y esto no es fácil de repetir para una selección a la que no le tocó ganar”, destacó.

La reaparición de Messi en su mejor forma contra Venezuela fue una noticia que hinchó aún más las expectativas de triunfo de Argentina, que se aferra a la Copa como su tabla de salvación para salir de una sequía de 26 años sin ganar. El panorama les luce favorable.

Llegan con la baja de Gaitán por acumulación de amonestaciones, quien será suplido seguramente por Ezequiel Lavezzi, aunque, se especula con la posibilidad de que Ángel Di María pueda tener algunos minutos. Para Argentina parece que la obligación está puesta. Es ahora o nunca. Estados Unidos se cruza en su camino, y espera meterle el pie al gigante y alzarse en su casa. Se busca el primer finalista de la fiesta centenaria.