• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Adaptabilidad e inteligencia son las características de cátchers criollos

Francisco Cervelli, de los Piratas de Pittsburgh, fue uno de las mascotas titulares de este año | Foto: AP

Francisco Cervelli, de los Piratas de Pittsburgh, fue uno de las mascotas titulares de este año | Foto: AP

Con el pasar de los años la receptoría venezolana ha evolucionado y llegó a su pináculo histórico con siete caretas en la jornada inaugural de la temporada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ramón Hernández tomaba elevados en un campo de Cumaná, estado Sucre. Era observado y analizado. El joven de 17 años de edad tenía muchas cualidades que enamoraban a Ubaldo Heredia, quien en 1993 daba sus pininos como scout de los Atléticos de Oakland. “Necesitaba firmar a ese muchacho”, recuerda el cazatalentos. “Pero no corría nada bien”.

Hernández era muy lento. “Así como corres no tienes chance”, le dijo Heredia al bisoño. “¿Qué otra posición puedes jugar?”. El pelotero le respondió que cuando era niño cubrió la receptoría. Lo probaron detrás del plato y el scout dijo las palabras mágicas: “Ramón, te firmaremos como cátcher”.

El cumanés dio el salto a Grandes Ligas en 1999. Apenas fue la décima mascota venezolana en debutar en las mayores, a pesar de 60 años de presencia nativa en el alto nivel. Pero poco a poco los aperos serían utilizados por más criollos.

La evolución en la posición ha sido notable. De hecho, en la jornada inaugural de este año, siete cátchers del país fueron titulares: Francisco Cervelli (Piratas), Salvador Pérez (Reales), Robinson Chirinos (Rangers), Wilson Ramos (Nacionales), Miguel Montero (Cachorros), Carlos Pérez (Angelinos) y Dioner Navarro (Medias Blancas). Mientras que el campocorto tuvo cinco estelares.

¿Por qué la nación se ha transformado en una fábrica de caretas? Heredia, quien ahora funge como scout de los Marineros de Seattle, piensa que el secreto se encuentra en el caso de Hernández: adaptabilidad.

“El pelotero venezolano se adapta rápido a la posición. Como Ramón o Henry Blanco, que era tercera base, al igual que Carlos Hernández, o Chirinos que era torpedero”, opina Heredia. “El pelotero de este país tiene las condiciones físicas y mentales para acostumbrarse a las labores del receptor”.

Luego que Ramón fue firmado, pasó tres meses en República Dominicana. Heredia recibió una llamada del recordado Karl Kuehl, manager de los Expos de Montreal en 1976, asombrado por la inteligencia de Hernández al llevar a los lanzadores.

“Es que el venezolano capta muy rápido”, agrega Emilio Carrasquel, coordinador de scouts en Venezuela de los nautas. “Debido a la formación integral del criollo, los peloteros absorben enseñanzas muy fácil, a diferencia del dominicano que compensa eso con condiciones físicas más desarrolladas”.